No saben que ahora la etiqueta la llevan ellos

No saben que ahora la etiqueta la llevan ellos, sí, la etiqueta del macho poderoso y su envase promocional; y la de feminista con su toxina de PELIGRO. Ambos demasiado usuarios de sí mismo, demasiado adhesivos de la decoración, del disfraz…

Yo me encuentro traslúcida con cierta impresión de abandonarme por ser lo que iba a ser, la misma que ahora no soy. Todo es tan confuso, tan elocuente de tristeza. Con el mensaje de no importarme, cordura que ya en nadie veo. Más locura de radiación y estupidez. Habitual de la demencia, le dicen, donde lo único absoluto es cegarse a cualquier idea que no sea sexo.

Y si quiero amor, ser la estúpida creyente de un orfanato donde por la fe se sigue rezando . Nadie adopta mi creencia. Hay feligreses que buscan el templo cada domingo o en cada fiesta de Pascuas, le cantan elegías, y etiquetan lo favores como el perdón de sus deseos.

Entonces, se le niega a la conciencia  la posteridad de que el orgasmo sea algo más que una muerte lenta; yo la quiero vencida en la continuidad como un clásico de Dostoievski. Crimen y castigo. Ya derrumbo la etiqueta que me creo. Ateísmo de unos labios que no llegan porque temen. No es la etiqueta de ser la modelo rubia por la cual sí se cruzaría el universo. No lo soy porque las estrellas me aman. Ya algunos han viajado su distancia por mí y que jamás se repita.

Próximo turno: H – JoseLuis – Activo

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Luissiana

7 Respuestas a “No saben que ahora la etiqueta la llevan ellos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola. Dadas mis limitaciones, el texto me resulta difícil de leer. Sin embargo agradable.
    Creo entender que expones una confrontación entre tus sentimientos, más románticos, en busca de amor, y la búsqueda generalizada de sexo por sexo, vacío sin más.
    Tienes un estilo muy propio, denso, insisto en que para mí difícil (culpa mía por leer sólo best sellers) pero que se hace agradable.
    Gracias

  3. Me ha gustado, lo bueno si es breve dos veces bueno. ¡Felicidades pro tu texto!

  4. Muy profundo de verdad. Me ha encantado. Coincido con Lino, es muy bueno el relato y como es corto se disfruta mejor, saluditos.

  5. “Y si quiero amor, ser la estúpida creyente de un orfanato donde por la fe se sigue rezando . Nadie adopta mi creencia.”
    Es muy lindo. Que no decaiga.

    ¿Sabes? No se por qué, cuando leí tu texto te imaginé narrándolo con una voz rasposa, como arrastrando las palabras. Qué raro, no?

  6. Gracias a todos por sus referencias. Y claro, Daniela son ideas raspadas y escritas a puro subconsciente porque la otra de mi, estaba dormida… así que la mezcla es un puro raspón!

  7. N - Sonvak - Activo

    Como siempre, me ha gustado mucho tu post. Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s