Le enseñó el dedo corazón

Por: Sara

Montse le dedicó a Gorio ese gesto insultante tan particular: le enseñó el dedo corazón. Estaba inundada por la rabia, y si él hubiera estado a su alcance, lo hubiera abofeteado de buena gana. Pero para entonces, Gorio ya estaba abandonando el edificio, a marcha acelerada, mientras ella miraba por la ventana cómo huía el hombre con el que había compartido más de cinco años de su vida.

No entendía cómo las cosas habían cambiado tanto de un día para otro. De repente, él ya no la amaba, llegaba tarde por las noches, no salían juntos ni siquiera al cine, y la llama que un tiempo hubo entre ellos, se apagó porque alguien había soplado con fuerza. Gorio no dio demasiadas explicaciones de su marcha. “No te quiero”, le espetó a Montse duramente. “¿Por qué? ¿Por qué?”, le inquiría ella sin obtener respuesta. Estaba segura de que no había cometido ningún error imperdonable, y lo único que se le pasaba por la cabeza era una clara infidelidad.

Sin Gorio, Montse podría vivir, pero con el peso de una traición, no. Desde aquel día, cada vez que volvía a casa del trabajo, encontraba un nuevo vacío. Él se llevaba sus pertenencias de forma que Montse apenas lo pudiera percibir. Pero a ella nadie la engañaba. Un vecino hizo alusión, no sin cierta ironía, a lo bien acompañado que se le veía últimamente a su ‘muchacho’. Un día Montse salió antes del trabajo, y cuando abrió la puerta del portal, el mismo vecino chismoso informaba de que Gorio se encontraba arriba con “su nuevo amor”. Se quedó petrificada. No sabía si subir y pillarles con las manos en la masa, o largarse de allí y volver más tarde, haciéndose la tonta.

Finalmente decidió subir las escaleras, temiendo el enfrentamiento. A medida que se acercaba, se iba escuchando una música de baile. Salía de su piso, estaba segura de ello. Reconoció en las notas esa melodía que tantas y tantas veces había bailado con Gorio, agarrados de la cintura, moviendo las caderas rítmicamente. Abrió la puerta con cuidado, y los que estaban dentro no se percataron de ello. Montse abrió mucho los ojos para poder asimilar lo que estaba viendo. Abrazado al que había sido su chico, bailando lentamente, riendo, besándose, estaba Sito, el jefe de la oficina y además buen amigo.

Montse montó en cólera interiormente, pero guardó silencio para no ser descubierta. Observó lo que tenía a mano en la entradita, y se le encendió una bombilla al ver sobre el aparador la vela de aceite que estaba de adorno. Derramó el contenido sobre la moqueta, encendió una cerilla y salió corriendo.

cerilla

Próximo turno para: R- Gorio

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

11 Respuestas a “Le enseñó el dedo corazón

  1. Gorio y Sito, que os quemáis!! jejeje

  2. R - Gorio - Activo

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!

    Mira que te gusta meter cizaña y enmarañar enredando la oficina.

    Puntualizo; Si estaba con Sito es porque le estaba enseñando los pasos de la Bachata…

    Un post muy divertido y original…jajajajajajaja

    Gracias por escribir tan rápido, así puedo escribir hoy y no por la semana, que se me hace más dificil.

    Saluditos.

  3. De verdad, hay que ver el juego que doy en las historias, jajajajajaja, que me ….. eso y lo otro, jajajajaja

    Es buenísimo!!!! Claro que la auténtica Montse no habría actuado así para nada, pero bueno, así siempre me guardo la baza para una futura historia.

    Gorio, veo que tú también eres un buen comodín y que sirves lo mismo para un roto que para un descosido, jajajajaja, me troncho!!!

    La historia tiene lo suyo y lo siguiente. Es una vuelta de tuerca. Me encantan estos bucles en las historias, pero ahora necesito saber como termina, así que a la vuelta ya lo sabes: despedida y cierre, jejeje.

    Besitossssss

  4. Os he pillado por banda porque os tengo al ladito, jajaja lo siento. Besitos y gracias!!

  5. R - Gorio - Activo

    No hay problema, puedes echar mano de mi cuando lo necesites…jajajajajajajajajajaja, que me parto tú!!

    😉 :))

  6. Lo tendré en cuenta!! Tú cuando vayas a Gamvik, estate atento por si acaso 😉

  7. N - Sonvak - Activo

    jajajajajajajaja… cuando leí el nombre de Sito me partí… jajajajajajajaja ¡¡qué bueno!!

    Besazos!!

  8. jojojojojo que fuerte! Pobre Sito, que no hace nada y lo meten en todos lados jajajja para peor con Gorio! Ya ni se sabe, en esta oficina…

  9. JA JA JA JA
    Gorio ¿enseñando los pasos? Que te han pillado, no disimules!!
    Muy divertido el final, Sara.
    Y es muy cierta la frase esa de “Sin Gorio, podría vivir, pero con el peso de una traición, no” Pesa, a veces, más la rabia, la impotencia del sabor de una traición, que la propia ausencia.
    Y la figura del vecino cotilla magistral. Creo que siempre existe.

  10. R - Gorio - Activo

    Es cierto, un compañero de trabajo me enseñó los pasos de la bachata, porque esta todo el día contando como se va a las discotecas de músicas latinas, que hay unas cuantas aquí en Vigo, y como se tiene que sacar de encima a todas las mujeres gracias a ese baile.

    Y claro, como Sito me lo pidió, le estaba enseñando, y Montse no se paró a preguntar, jejeje, siempre hay malos entendidos, ainssss!!

  11. Buen intento, pero….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s