Su último aliento sería de él.

Por   O – Aspective

La creencia popular dictaba que cuando alguien moría, exhalaba su último aliento y junto a este, salía el alma abandonando el cuerpo ya sin vida.

Por eso, él quería estar junto a Albino, a solas, cuando  expirara. Quería besarle durante sus últimos momentos, beberse hasta la última gota de su aire, y asegurarse de absorber su alma. Su último aliento sería de él, tenía que ser suyo,  pues su espíritu no podía, no debía abandonar este mundo. Lo tenía que poseer él y así lograr que esas cualidades que habían adornado al difunto, cualidades que, pensaba, irían con el alma, pasaran a ser suyas. Así, cuando el agonizante enfermo dejó este mundo, lo hizo con sus labios apretados contra su boca.

Se había preparado bien. Había esperado durante los últimos quince años, quince larguísimos años, a que se le presentara la oportunidad. Y por fin, había llegado. El 6 de agosto, cuando supo la noticia, comenzó a ultimarlo todo para el gran momento. Pero no había sido él el elegido. El día 26 fue derrotado. Era extranjero, de un país que no era mirado con demasiadas simpatías y eso le había, quizás, restado posibilidades. Además, todos pensarían que era demasiado joven. Pero a él le daba igual. Sabía que estaba preparado y que debía ser él. El mundo le necesitaba.

No iba a volver a esperar. Movió todos los hilos. Recurrió a su profundo conocimiento  del sistema. Se había preparado a conciencia y sabía de todos los movimientos tanto públicos como secretos. Con el nuevo nombre en mente, habló con unos y con otros. Susurró ideas en ciertos oídos. Sembró dudas en algunas conciencias. Puso en marcha un mecanismo imparable que le conduciría finalmente, a su destino. Pero asegurándose de que su momento llegase pronto. Él estaba listo. Conocía y había usado los hilos maestros de los que tirar. Únicamente quedaba fijar una fecha, un día, que no podía postergarse mucho, ya que Albino estaba tomando disposiciones que estaban haciendo bastante daño  a mucha gente. Gente en general buena, amigos suyos. Gente, sobre todo, necesaria, sin la cual nada podría hacerse. Y estaban en peligro. Cada día que pasaba el fin estaba más cerca y todo podía venirse abajo. Y él se encargó de hacérselo ver a las personas pertinentes, las que podían mover ficha y, además, en el sentido que él quería. Tenían intereses coincidentes y no dejó de recordárselo.

Después de todas las frenéticas conversaciones, ajustes, acuerdos, de hacer y deshacer planes, pues, estaba seguro, iba a ser un gran escándalo, quedó fijada la fecha. Sería finalmente el 28 de septiembre. No se podía esperar, él no podía esperar ni una día más. Quince años habían sido demasiados y ahora la impaciencia le carcomía. Pero necesitaba algo, algo especial, que le faltaba, al parecer, para ser el siguiente.

Le explicaron cómo sería. Le dieron detalles y acordaron horarios. No podían permitirse ni un solo fallo. Tenía que funcionar como un reloj. Desde el fallecimiento de Giovanni, que él tanto había esperado y deseado, iban a transcurrir 53 días. Ni uno más. Alguien, él no quería saber quién, le suministraría un medicamento posiblemente diluido en  té o algo similar que, lentamente, le pararía el corazón. Entonces, le explicaron,  dispondría de un máximo de tres horas para hacer lo que tuviese que hacer, antes de abandonar la habitación sin que nadie le viera. Nadie sabría siquiera que había estado allí. Después se desataría el caos.

Y así fue. Todo se desarrolló según lo previsto. Durante los últimos instantes juntó sus labios con la boca de él y dejó que su alma, tan popular, tan querida, tan mediática, pasara a su interior y se fundiera con su propio espíritu.

Ya sólo le quedaba volver a su residencia y esperar. Le llamarían en breve y él tenía que estar en su sitio. Pero volvería, y esta vez, públicamente. Ahora, haría todo lo que no había realizado la vez anterior, 33 días antes, durante la elección. Se fijarían en él, notarían algo nuevo que no habían visto la vez anterior, se dejarían seducir. Y él se movería, pactaría, prometería y dejaría que su nueva alma cautivase a todos. Ya tenía incluso elegido su nombre. Sería, también, Juan Pablo.

 

Próximo turno    P – Montse – Activo

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Aspective_

10 Respuestas a “Su último aliento sería de él.

  1. Ya ves que no era tan dificil la frase, te ha quedado superbien la entrada, saludos

  2. Y parecía una historia de amor. ¡Vaya imaginacion!
    😀

  3. Aspec, veo que ahora te mueves bien en las procelosas aguas del Vaticano, querido. Anonadada me hallo ante semejante despliegue de imaginación desatada y desbordante.

    Impresionante vuelta de timón que me ha dejado con la boca abierta, menos mal que a estas horas no hay moscas 😉

    Me voy a hacer la gimnasia y a ver si los culturistas que tengo de compis me alumbran, porque tenía una preparada, palabrita, pero no me sirve porque no encaja para nada. La dejaremos para mejor ocasión.

    Bravísimo y estoy por besarte el anillo, que me has dejado muy metida en situación.

    Besitos (de los normales)

  4. Paso a decirte, Aspec, que la frase tiene bemoles, querido, pero amor, con amor se paga y los de arrieros somos, ya te lo sabes, ¿verdad? 😛

  5. Cuauhtémoc:
    Gracias. No sé si súperbien pero es cierto que ha sido la frase que, hasta ahora, más me ha costado. Será cosa de mi imaginación adormecida por el bochorno.

    Daniela:
    Es un poco retorcido, lo sé, pero probé a ver si colaba, je je

    Montse:
    Primero, perdón, porque la frase es una putada. Lo sé, pero es como tenía que acabar el relato. Mea culpa que si no te lo haces encima…
    Sóplame de que va la que tienes preparada y en la próxima de lo dejo “a huevo” en compensación.
    Besazos

  6. Que se quiten todas las conspiraciones de Dan Brown, que aquí llega Aspective!! Estupenda imaginación la tuya, me ha gustado como cuentas los entresijos de la historia. Si te leen del Vaticano, te excomulgan!! jajaja. Besosss

  7. N - Sonvak - Activo

    Pues desde luego, nunca me lo habría imaginado… Me has sorprendido… Con el comienzo pensé en una de vampiros… Por el medio, ya estaba yo pensando en la mafia… Y al final, je, como que las dos cosas juntas nos dan como resultado un Papa (con todo respecto hacia los creyentes).

    Ay!! y ahora a esperar otra vuelta completa para leerte, porque siempre me sabe a poco.

    Besos!! (¿y por qué dice Montse de los normales?) 😉

  8. No lo sé. Supongo que se refiere a besitos de los de todos los días, de los habituales, no como los tuyos.

  9. Aclaro el tema de los besitos, por aquello de que no queden lagunas que luego se moja todo 😉

    Dije que estaba por besarle el anillo, como se saluda al Papa o a los cardenales, por el tema de su entrada, y, a continuación, me despedí con besitos de los normales o habituales, no de los que se dan a los curas, sino de los que se dan a los amigos.

    Debe ser que no estaba yo muy clara escribiendo, sorry 😦

  10. R - Gorio - Activo

    A saber que entresijos se desenvuelven de verdad en el Vaticano.

    Hace poco vi una peli parecida a tu historia, no me acuerdo el título, pero también había una conspiración para deshacerse del Papa, era más retorcida que la tuya.

    Muy buen post.

    Besitos no ehh!!, ni de los normales.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s