Archivo diario: 26 junio 2009

Y esa es otra historia…

Por N – Sonvak – Activo

Sonia miraba las palabras. Las leía. Las releía. Llevaba así algo más de una hora. Se reclinó hacia atrás en el sofa y miró hacia el techo. Contempló la lámpara de cristales rojos mientras su mente navegaba por un mar de pensamientos confusos.

Nunca había sospechado nada. Cierto era que notaba esa química que surge entre personas afínes… sin embargo, ello no la habia llevado a pensar más allá. Sino, quizá todo habría sido diferente.

Volvió la vista hacia el papel manuscrito que parecía quemar sus dedos. La letra era caligráfica, inclinada hacia la derecha, elegante y con un claro toque masculino. Pasó sus dedos por encima, con suavidad, como si así pudiese sentir lo que sentía él mientras escribía. Y no sabía como sentirse: ¿enfadada?… quizá ¿halagada?. Sonrió ligeramente, pues él siempre le provocaba sonrisas, aún en un momento como aquel.

Él confesaba ser el responsable de los hechos acaecidos últimamente en su vida y le ponía su corazón en bandeja para que hiciese con el lo que considerase oportuno. Admitía que se había dejado llevar por los celos que habían encendido su sangre a partir del momento en que sintió que podía perderla.

Sonia suspiró. Dejó el papel sobre la mesa y salió al balcón. Desde el podía contemplar el mar y eso la relajaba, le despejaba la mente y le permitía pensar con claridad. Todavía se observaba en el horizonte un ligero resplandor verdoso que recordaba que el sol seguía ahí, visible en alguna otra parte del mundo.

La verdad es que ella ya sospechaba que había «otra» en la vida de Goyo, aunque nunca hubiese imaginado que pudiese ser Montse, su querida amiga. Le costaba creerlo y aún así lo entendía. «Es por culpa de la dichosa empatía«, pensó. Ella era la culpable de que pudiese entender que Montse hubiese caído en las redes de Goyo. Al fin y al cabo, sabía por propia experiencia lo versado que estaba Goyo en las artes de la seducción… Había resultado muy difícil resistir sus avances y mantener tan solo una buena amistad… realmente buena, pues tenían mucho en común. Pero parecía que aquella amistad había sido malinterpretada y los resultados desastrosos.

Y ahora Goyo estaba en la cárcel. Montse llorando desconsolada. Aspec… Sonrió recordando aquella frase escrita por Montse: «Seguro que Aspective triunfa». «¿Y yo?», pensó para sí.

Regresó al interior del salón para tomar otra vez entre sus manos la carta escrita por Aspec. Volvió a leer el final: «…Y esa es otra historia que te contaré si decides marcar mi número de teléfono y darme una oportunidad».

Decidió que lo mejor era ponerse a pintar mientras meditaba sobre qué hacer. Al fin y al cabo, todavía tenía pendiente el encargo que le habían hecho. Tenía que pintar un cuadro sobre la teoría de la relatividad.

Próximo turno para: M – Daniela – Activo

12 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

Seguro que Aspective triunfa

–        Sí –respondió Rai- seguro que triunfa. Lo hará, sea lo que sea que se proponga pero, ¿cuáles son sus intenciones?, ¿qué es lo que realmente quiere?

–        Hombre, yo creo que está claro –contestó Fran- Aspec quiere salirse con la suya. Como siempre. Como hizo aquella vez   que consiguió que Eva dejase a su novio y se enrollara con él. Para luego dejarla tirada. Es un cabronazo.

–        No sé, yo no lo veo así. Creo que en aquella ocasión, con Eva, le hizo un favor, pues ese que ella llamaba “su novio” era un hijo de perra que la maltrataba -dijo Rai- Consiguió que le abandonara porque ella, cuando le hablábamos de que ese tío no le convenía y tal, no nos hizo ningún caso.

–        Sí, pero la dejó hecha polvo

–        Bueno, pero eso es un desengaño, y eso se pasa con el tiempo y nos ha sucedido a todos. Lo otro era una esclavitud. Y era la única manera de hacerlo.

–        ¿Tú crees?

–        Sí. Siempre hace las cosas a su manera, pero en el fondo, tampoco se le puede reprochar nada.

–        ¿Y aquella vez con Sonia? ¿No se portó en esa ocasión como un imbécil? – preguntó Fran- Porque se comportó como el perro del hortelano… y jodió a todos.

–        Bueno, sobre eso –continuó Rai- hay varias versiones y creo que ninguno conocemos totalmente la verdad. Aspec no cuenta nada y Sonia tampoco. Yo, reconstruyendo un poco de aquí y un poco de allá, con lo que sabía este y había oído aquel, creo que tengo una idea bastante clara de lo que ocurrió. Y creo que finalmente, logró salirse con la suya pero sin que los demás nos enteráramos

–        ¿Y se puede saber tu versión de la historia? –preguntó Fran-

–        La clave es un dato muy simple. Aspec estaba secretamente enamorado de Sonia. Pero locamente enamorado. Nunca se lo había dicho, ni siquiera insinuado y no creo que nadie lo sospechara. Las circunstancias de cada uno le habían aconsejado, por una vez, ser prudente y guardaba su amor en secreto. Estaba loco por ella.

–        No me jodas, pero si yo pensaba que…

–        Sí, tú y todos –continuó Rai- Creo que Aspec pensaba dejar las cosas así, quizá sufriendo, quizá soñando, pero sin mover ficha. Hasta que apareció Goyo. Y lo trastocó todo. Era un tío simpático, muy majete y seguro de sí mismo y cuando conoció a Sonia fue a por ella. Sin más. Entró como un elefante en una cacharrería. Le rondó, atacó por todos los lados, no dejó títere con cabeza. Y como no tenía problemas lo hizo a la vista de todos. Incluido Aspective.

–        ¿Y Sonia? –preguntó Fran-

–        Sonia, al principio, le rechazó. Era demasiado directo, demasiado agresivo. Sin embargo, poco a poco hizo gala de una sensibilidad que inicialmente estaba oculta y Sonia, sin darse cuenta, le fue prestando cada vez más atención. Lo que parecía imposible se fue haciendo cada vez más viable. Y Aspec, que siempre había visto a Sonia como su chica, como su dama secreta, al principio se quedó parado. Estupefacto, diría yo. Veía como ella cada vez prestaba más atención a Goyo. Que Goyo podía salirse con la suya. Que la inalcanzable Sonia iba a caer en las redes de un advenedizo. Que la iba a «perder». Y eso no lo podía soportar.

–        ¿Y los demás?

–        El resto de grupo no se sentía concernido por el tema. Para ellos todo era normal y estaba bien. Incluso se divertían viendo el acoso al que Goyo sometió a Sonia y como ella, que le rechazó frontalmente al principio, fue cediendo poquito a poquito. Nadie se podía imaginar lo que estaba pasando por la mente de Aspective en ese momento.

–        Y ¿cuándo empezó todo?

–        No sé el momento en que Aspective se dio cuenta de que si no hacía algo, Sonia se le escaparía para siempre. Ten en cuenta que ni la propia Sonia sabía nada sobre lo que sentía Aspec. Tal vez sospechara, intuyera algo, por la forma deferente en que Aspec la trataba. Pero nada más. El asunto comenzó a ser visible a raíz de la primera cita que mantuvieron Goyo y Sonia. A partir de ahí, según hemos podido reconstruir después, fue cuando Aspec comenzó a maniobrar. Desde fuera, ya que desde la óptica del resto de nosotros, nada había cambiado. Colgaron en el facebook del grupo aquellas fotos tan graciosas en las que Sonia y Goyo echaban café sobre un teclado y la otra en la que Sonia salía con una guitarra enorme ¿Te acuerdas? Nos reímos todos mucho y creo que a la mayoría de nosotros, que habíamos asistido divertidos a la “caza” de Goyo, nos pareció la continuación natural a su relación. Todos pensamos que en aquel momento se creaba una pareja.

–        ¿Y después?

–        Bueno, -prosiguió Rai- insisto en que todo parecía normal. La relación entre Sonia y Goyo seguía avanzando. A lo mejor, el único indicio que podíamos haber tenido sobre lo que iba a suceder era la casi total desaparición de Aspec. No le vimos, oímos ni leímos en una temporada y deberíamos habernos dado cuenta de que algo raro pasaba, porque él era uno de los más activos del grupo. Pero el día a día de cada uno nos despistó y ninguno nos percatamos de que algo se cocía.

–        ¿Y así hasta aquel día? – inquirió Fran-

–        Sí, hasta que todo estalló –confirmó Rai-

–        Sé, como creo que todo el mundo, como acabó, pero ¿tú sabes como fue realmente?

–        Como te digo, lo debió de preparar desde casi el inicio. Se lo guardó todo, no avisó a nadie y lo soltó de repente. Debió de buscar un buen cracker que le ayudara, porque yo creo que Aspec de informática lo justito,  y posiblemente entró en los ordenadores de Goyo, porque si no, no se explica. Pero todo son conjeturas. «Alguien» copió los correos que tenía Goyo de la relación que mantenía con esa otra mujer, en paralelo a Sonia, y se los envió a la propia Sonia. A la vez, hizo llegar a esa otra chica, Montse creo que se llamaba, los correos y fotos de Goyo y Sonia.  «Alguien» presentó ante la SGAE la denuncia por los escritos que Goyo publicaba como propios, demostrando que eran plagios de autores poco conocidos, lo que le valió la demanda judicial y la ruina ya que tuvo que devolver todos los “royalties” más la multa, costas, etc. También «alguien» se tuvo que poner en contacto con Hacienda porque fue cuando Goyo recibió la inspección sorpresa por denuncia anónima. Aunque estaba claro de quien había partido la denuncia… También Microsoft y las otras empresas recibieron pruebas de la utilización fraudulenta,  y con fines comerciales, de los software de composición, escritura, diseño, etc. Lo que le valió la tercera denuncia. Y más multas. Y aquel vídeo. Eso fue ya matador. Nunca supimos de su contenido pero la amenaza, como siempre anónima, de hacerlo público consiguió que se reconociera culpable y asumiera ante la SGAE, Hacienda, las compañías de software, etc.,”voluntariamente” su culpabilidad. Y por si fuera poco, y por supuesto anónimamente, la policía recibió una información sobre un accidente de tráfico con fuga del conductor. No sé como se hizo, y no tengo pruebas de que realmente fuera él, pero el resultado ya lo sabes.

–        Sí. Goyo en la cárcel. Sin Sonia ni Montse y arruinado de por vida. ¡Menudo panorama!

–        Sí, te lo dije antes. En cualquier tema, seguro que Aspective siempre triunfa…

–        Y ¿sabes si al final consiguió algo con Sonia?

–        Je, je je. Eres un poco cotilla. Pero venga, vámonos que ya se nos ha acabado el tiempo de la comida y esa es otra historia…

 

Próximo turno:   N – Sonvak – Activo

8 comentarios

Archivado bajo Aspective_