Eres mi círculo vicioso

Por: P – Montse – Activo

Mañana, cuando hayas vuelto a tu casa, tras deshacer los 200 kilómetros de vuelta para retomar tu vida, encontrarás esta carta. Te sorprenderá. Siempre llamadas y desquiciantes. Ahora ya no.

He llegado al fin. He tocado fondo y fango. Me he arrastrado no sólo ante ti, me he revolcado en mis propias babas y he convertido este asqueroso juego en una exhibición pública de cómo destruir mi propio yo, vestida con un prístino camisón o, en otras ocasiones, con lencería negra para que fuera mi auto-estima la que se pusiera a los pies de los caballos a cambio de conseguir que tu excitación sexual fuera mi ínfimo premio.

Pastillas calculadas, a horas calculadas, con llamadas perfectamente milimetradas, sabiendo qué palabras decir para buscar esos resortes internos que te hicieran llegar a tiempo. A tiempo para que las pastillas no hubieran perdido ni un ápice de su efecto  y me encontraras con esa apariencia más cercana al efecto pérdida que al de feliz reencuentro.

No, ya eso se acabó. Lo he visto en tus palabras. Sí, no me he vuelto loca. Lo he visto con claridad. Tus palabras decían una cosa sin embargo su aspecto, a través del teléfono, me decían que ya habíamos tocado fondo, que eres mi círculo vicioso aunque yo he dejado de ser el tuyo y he pasado a ser tu tangente con este último episodio. Esa tangente que necesitas para huir de este círculo que se está convirtiendo en un tu nudo corredizo que se cierne fuerte sobre tu cuello y cierra el paso del aire de tal manera que o huyes o no saldrás con bien de esto.

Esto se ha convertido en un vida o muerte, quizá no literal. Uno de los dos, al menos, sufrirá tal catarsis que será casi un renacer, para poder salir adelante sin perder hasta la camisa en el intento. Apuesto que serás tú. No me cabe la menor duda que serás tú. Yo tendré que penar el maquiavélico juego hasta volver a merecer tener en mis manos una vida para compartir sin que quepa la posibilidad de volver a destrozarla a las primeras de cambio.

En todo este tiempo he pensado, no, perdón, he querido que nuestra historia bailara a mi son aún a sabiendas que la iba viciando con mis pataletas de cría de teta, pero eso quería y eso he tenido. He escupido al cielo y me he duchado cada día con ello. Ahora no valen quejas.

Tú para mí. Tú cuando yo quería. Tú en mi espacio, a mi hora y con el tempo marcado por mí. Y tú, a regañadientes, lo hiciste. Disfrutando los finales, odiando los principios, lo mismo que pasará ahora. Cuando me lleves a casa, mi languidez te traerá a mí, tus caricias me excitarán y a la vez, constituirán tu mayor excitación viendo el poder que tienes sobre mí. Pero será la última vez, ambos lo sabemos pero no lo diremos.

Habrá gemidos descomunales, mientras ambos cuerpos, chorreando sudor patinarán entre sí llegando a cotas indescriptibles de un goce sexual aún mejor que cualquiera anterior, porque ambos sabremos que será el último, porque será el broche, porque será el cierre, porque no habrá más. Nos vaciaremos y no habrá ganas nunca más de más.

Y, aunque hubiera, no pasará. En dos días mi contrato de arrendamiento expira y tengo que abandonar la casa. He aceptado, hace un par de meses, un traslado en la revista, lejos, bastante lejos, lo suficiente para no poder repetir estos “vodeviles” que he convertido en habituales y, por habituales, en aburridamente sórdidos.

Está todo organizado. Sólo queda un tema pendiente. Mi auto-estima. No sé si estará perdida en algún rincón de esta casa, no sé si la tendrás en algún bolsillo de ese vaquero que sin calzoncillos me excita como nada en este mundo, o simplemente estará hecha añicos a mí alrededor. No te preocupes, si la tienes, tírala bien lejos. No vale para mucho, ya compraré alguna nueva para ir modelando en mi nueva vida, en alguna sección de “El Corte Inglés”. Ya sabes lo que dicen, si existe, la venden allí.

Un beso

Tu excírculo vicioso

Postdata.- Por favor, cuida ese fantástico culo.

Próximo turno: O – Aspective – Activo

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo P - Montserratita - Activo

8 Respuestas a “Eres mi círculo vicioso

  1. jajajajjajajjajajjajajajajajjajajajajjajajaajaj

    -perdón, pero tenía que expresar la enorme carcajada que me arrancó el final-

    Ahora sí.
    Montse: Tu historia me pareció increíblemente original; continuaste con la historia de Sara desde una perspectiva distinta, a forma de carta, mostrando la otra cara de la moneda, y adaptándote también al título. ¡Genial!
    Un trabajo sublime, de veras.
    Y, por supuesto, no puede faltar un toque de humor. La postdata es lo mejor jajaj.

  2. N - Sonvak - Activo

    jajajajajajjjjjjjjjjjjjjjjjjjajajajajajaja!!!!… Ay!! querida Montse, cuánto te echaba de menos!! Cuánto echaba de menos ese ingenio pícaro, ese saber hacer de primerísima calidad. No te imaginas lo mucho que me gusta leerte y releerte.

    Y la frase que le has dejado a Aspective, ¡¡¡gracias!!! ¡¡¡mil gracias!!! ¡¡¡un millón de gracias!!!… es que esto últimamente parece escaso de “comando G”.

    Chica ¡¡eres la mejor!!… Un fuerte abrazo!!

  3. Z - Gorio - Activo

    Está claro por donde anda el ritmo del bloggercedario,- ¿O no?.

    Lo de seguir el relato del anterior, también es una idea cojonuda. Ha quedado demostrado con esta magnífica continuación, además, dándole la vuelta a la tortilla tan sutilmente.

    Otro abrazo.

  4. Eres una crack, dominas las palabras estupendamente, y me ha encantado la idea de carta. Y el final, pues geniaaaaaal jajajaja. Tengo que pasar por tu blog, por cierto, que no me he puesto al día con ninguno en dos semanas, y me van a castigar… jajaja muack!!

  5. Montse, normalmente no me surge comentar los textos que leo pero realmente el tuyo tiene una potencia expresiva impresionante. Leí en la entrevista que compartimos un hobbie: el teatro. ¿Te diste cuenta que ese texto bien podría servirte para un monólogo? Es muy bueno, transmite terriblemente la sensación de una mujer que, pese a todo, está atrapada por una relación que a la vez que le hace daño, la llena de goce pero que sabe que debe terminar. Es un texto cargado de bronca, de dolor, de ardor y hasta de amor, que se entrevé por allí.

    Realmente me gustó, te felicito.

    Un beso grande,

    Alejandro.

  6. Me quito el sombrero ante tal genialidad: el relato es muy bueno, literalmente, construyes la historia bordando finamente cada frase: amor, dolor, resentimiento, un verdadero caleidoscopio de emociones, y el remake: grandioso !!!!!!. Besos !!!!!!.

  7. ¡Hala pues ya no me queda nada más que decir!
    Me ha gustado mucho. Con una buena idea, la carta, enlazas con el relato anterior y te vas deslizando en un tobogan que empieza casi en tragedia, luego en culpa, análisis, normalidad y acaba en una broma, irónica, con la boca torcida, pero divertida.
    Sí, las musas y las ganas estaban contigo.
    Enhorabuena y gracias por volver.

  8. Gracias a todo pero más de la mitad del relato es gracias a Sara. Ella puso la musa y yo el oído.

    Tienes razón Alejandro, el teatro proporciona licencias que me gustan y mucho. No pensé que se notara tanto 😉

    Aspective, voy a leerte!!!!!!!!! No te quejarás de la frase que te he dejado, eh???? Juego para darle al póker 3 meses 😉

    Besitos para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s