Archivo diario: 24 mayo 2009

Tiene celos de mí

EL LECTOR:

No hay mejor halago para uno que ser unomismo. Siempre quizé ser un gran navegante. O un navegante intrépido, un navegante atrevido. Bueno, al menos un navegante un poco mejor que otros: un buen hombre de mar. Ahora se dice, se comenta por ahí que soy un buen navegante. Lo he escuchado en la familia, en mi círculo de trabajo y en las reuniones sociales y de negocios. La noticia me ha dejado helado: yo siempre quizé ser un gran navegante!!!. De los mejores, qué gran orgullo ser un buen navegante!!!, lo que siempre quizé ser!!!.

Convencido llego a la competencia anual. Sé que se tiene celos de mi pues soy un buen navegante. Así lo dicen todos. Ahora estamos inmersos en los trabajos previos a la regata. Las cuerdas sobre las arandelas y los giros de rehiletes es lo único que se escucha. Las pruebas a la «mayor» y la carga de provisiones, no obstante flota en el aire: unsinagawa es un excelente navegante.

hunter_inset

Lo confirma el final de la regata ocupo el puesto número 1. Es verdad soy un gran navegante. Ya en mi casa instalado en ése sillón que tanto disfruto mi hijo me dice: Papá. No me identifica. Mi esposa me recuerda que hay cuentas por pagar, pero no que soy un gran navegante. Salgo a la calle y mi vecino me dice: buenos dias unsinagawa, pero no me dice «gran navegante».

En la esquina, leo el diario del día que cabecea en la página de deportes: Unsinagawa ganador de la regata anual, gran navegante. Estoy convencido. Soy un lector…Sí eso soy, un lector de periódicos no un gran navegante.

PROXIMO TURNO: O – Aspective – Activo

12 comentarios

Archivado bajo S - Unsinagawa - Activo

Ay, niña, pero qué buena tú estás.

Siempre que voy por la calle oigo esta frase varias veces al día, es que estoy muy buena y es evidente.

Con mi 1’78 de altura y mis 56 quilos de peso nadie se resiste a mirarme. Por si fuera poco suelo utilizar zapatos con un tacón bien alto y que me hacen llegar al 1’83 perfectamente. Y camino a paso firme como si fuera a comerme el mundo y si los tacones hacen mucho ruido mejor que mejor. Qué se note que paso yo!!

Me encanta depilarme a menudo, hacerme limpiezas de cutis y corporales, hacerme la manicura y pedicura y con brillantitos a ser posible, hago mucho deporte, voy semanalmente a la peluquería, soy capaz de comer una manzana en todo el día para no engordarme… todo para estar siempre impecable. Visto con ropa exclusiva italiana, cara y extremada para no encontrarme con otra con la misma ropa que yo.

Sí, soy muy guapa. Tengo más amigos que amigas y no me extraña, porque las mujeres sienten celos de mí, se sienten incómodas sobre todo cuando están con sus parejas. Y para que negarlo a mí me encanta.

Es que lo tengo todo, un físico espectacular, inteligencia, simpatía, estudios, un buen trabajo, cobro un pastón… Ah, porque siempre he sido una perfeccionista en todo, en la «Uni» era la que más buenas sacaba en todo, y la que me aprobé la carrera con matrícula de honor, la que en el trabajo todo lo hago mejor, la más simpática y divertida cuando estoy con varias personas, y eso como comprenderéis crea mucha rabia hasta en mi propia familia.

No puedo hacer nada para evitarlo, soy así.

Con los hombres nada serio, querría tener una relación estable pero me gustan tanto los tíos que sería incapaz de ser fiel a uno. Y es que me basta cruzar dos palabras con alguien para irme a la cama rápido con él. Y no me importa si están casados o solteros, sólo me los imagino desnudos y como debe ser su miembro. Soy una máquina sexual. La única condición que miro es que estén bien buenos, porque con un cardo borriquero no me voy ni a la vuelta de la esquina.

Mi vida es así, yo soy feliz de esta manera. Utilizo a los hombres como se me antoja.

Como hace poco que fuí a limpiarme el coche y le dije al de la gasolinera que no sabía como funcionaba la máquina y el chico con los ojos fuera de sus órbitas mirándome de arriba abajo salió y empezó a decir:

-Ves? Este botón es para el jabón y ves? con esto vas frotando y este es para el aclarado…- y me dejó casi el coche limpio y yo le contesté «por lo que queda ya me lo podrías acabar y así no me ensucio» y el gasolinero todo contento él, me lo acabó de limpiar mientras yo me reía a carcajadas de las tonterías que decía. Y aún salió cuando me iba para regalarme unos peluchitos de propaganda.

Y como esta historia os podría contar un montón pero no acabaría nunca.

No soy creída, ni soy odiosa, quien diga lo contrario es que tiene celos de mí.

Toca escribir a : S – Unsinagawa- Activo

13 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo