Archivo diario: 19 mayo 2009

TODOS LOS FRENTES ABIERTOS EN MI VIDA.

Juán estaba sentado escribiendo su novela, con la que llevaba ya seis meses, esa que le estaba dando tanto trabajo, pero que disfrutaba con cada palabra que salía de su imaginacíon. Todos los frentes abiertos en mi vida, así pretendía titularla.

Desde que lo trasladaron a esa costa tan abrupta y salvaje, al norte de la región donde había nacido su madre, disponía de todo el tiempo del mundo para poder ocuparse del libro con calma y tesón. Nada ni nadie podía distraerlo en su brega.

 

Faro

Juán el Farero.
Así lo llamaban en el pueblo que observaba a veces, a lo lejos, desde la ventana trasera de la atalaya cuando necesitaba desconectar del ordenador y se aburría de contemplar la inmensidad del mar. Aunque él prefería que le llamaran, Técnico Mecánico de Señales Marítimas.

Ya se ocultaba el sol, y debía poner en marcha todo el mecanismo de encendido, (los faros constan de un sistema totalmente automatizado), pero lo había desconectado para poder hacerlo él manualmente, porque así, creía que hacía mejor su trabajo y se sentía como mas de provecho.

Salió a tomar el aire y notó que el viento había cambiado de repente y eso era síntoma de que se acercaba una tormenta, tan común en esa zona.

Se apresuró a cerrar las contras de las ventanas de la base de la torre, que daban ventilación en verano a toda la estructura interior, porque los nubarrones ya se habían instalado encima del faro y empezaban a descargar esa lluvia tan molesta.

Las olas ya llegaban hasta el muro norte y salpicaban las esculturas que adornaban la pilastra, hasta inundar todo el balcón. Entró y cerró la pesada puerta de madera. Se quitó el chubasquero, lo sacudió y lo colgó para que se escurriera.

Ya estaba en el décimo peldaño de las impresionantes escaleras de caracol que se alzaban hasta lo alto de la torre, cuando escuchó unos golpes que provenían del exterior.

Alguien estaba llamando a la puerta con mucha insistencia y la aporreaba sin descanso. Se apresuró a bajar las escaleras y aunque asía con fuerza la barandilla, se resbaló y dio con el trasero en el humedecido suelo de la entrada.

Se levantó rápidamente a pesar del intenso dolor que le había producido la cíada, y de una gran zancada alcanzó el pestillo.

Por fin abrió la puerta, pero al otro lado no había nadie. Frunció el ceño en señal de extrañeza y enfado.

Dudó unos segundos y se asomó fuera a pesar de la oscuridad absoluta que reinaba la noche, para echar un vistazo, pero no vio nada.

Pensaba que habría sido fruto de su imaginación debido a los ruidos del viento y de la lluvia que azotaban el exterior mientras cerraba la puerta de madera.

De nuevo subía las escaleras cuando de repente, volvieron a sonar aquellos golpes. Se giró un instante y sonrió moviendo la cabeza con signos de negación, porque se decía a si mismo que eran alucinaciones.

Pero el ruido no cesaba y ya se estaba mosqueando. Se detuvo. Sacó del bolsillo del pantalón una cajetilla y se llevó un cigarro a la boca. Echó la primera calada a pecho, lo que le supo a gloria, pues ya llevaba unas semanas sin fumar, se había propuesto dejarlo…

Esta vez bajó muy despacio, con cautela. Recordó que debajo de las escaleras tenía una linterna. La cojió y alumbró la entrada, era una linterna muy potente.

Con una mano sujetaba la linterna y con la otra se dispuso a abrir la puerta. Agarró el pomo y tiró de él enérgicamente.

Ahora si que su cara se tornó en asombro, una mujer jóven empapada y tiritando se hallaba a un metro de él. La chica alzó la mirada y le dijo:

-Por favor, dame cobijo te lo ruego….

Próximo turno para:  Y – Yuyicienta – Activo

7 comentarios

Archivado bajo Z - Gorio

Cambió el rumbo de su vida

Parece cosa de meigas o es que sandra08 intuía que mi poca participación últimamente en el blog era provocada por algo y por eso me dejó un título provocador para que contase que sucede.

En todo caso, me viene perfecto para transmitiros el siguiente comunicado:

“A partir de hoy El Blogguercedario comienza una nueva etapa, en la que nada cambiará en principio, a excepción de la persona que lleva las riendas y supervisa el correcto funcionamiento del mismo”.

Debido a precisamente eso, que mi vida ha cambiado su rumbo, no puedo seguir con todos los frentes que tenía abiertos, y no me gusta dejar proyectos a medias o colgados, por ello había pensado incluso en finiquitar este blog a pesar de las muchas alegrías, constantes satisfacciones y gran ayuda terapéutica que me ha brindado. Pero había que buscar alguna fórmula para poder mantenerlo vivo, y ahí apareció nuestra queridísima Sonvak para coger las riendas del mismo.

Como sabéis siempre hemos defendido que El Blogguercedario no es de nadie y es de todos los que en él escriben, comentan e incluso leen. No nos gusta el sentido de la propiedad en un blog colaborativo y todos tienen su mérito y su participación por pequeña que  sea es un suma y sigue. Pero aún así, hace falta alguien que supervise que las piezas siguen engrasadas, y a partir de ahora, será Sonvak quien se encargue de ello. Tiene libertad total para realizar cambios, introducir novedades, o hacer lo que ella quiere, aunque confío en que lo hará siempre contanto con todos vosotros precisamente por esta misma filosofía.

Yo por mi parte, seguiré participando en mi turno y ayudando a Sonvak en lo que necesite, pero necesito ese aire que ahora me falta para poder atender todos los frentes abiertos en mi vida.

Próximo turno para: Z – Gorio – Activo

15 comentarios

Archivado bajo Codeblue_