De sus sueños más profundos, desde ahora hasta la eternidad

De sus sueños más profundos, desde ahora hasta la eternidad, Samuel siempre soñaba lo mismo, hasta el punto de que su sueño se había convertido en pesadilla, soñaba con hacerse millonario, viajar alrededor del mundo, pasearse por las calles de su ciudad en un flamante descapotable, vivir en una casa con piscina y chimenea o ser el más ligón de todos. Sus sueños, al principio inofensivos ahora le impedían dormir, se habían convertido en obsesión. Samuel no quería ser Samuel. En primer lugar, estaba cansado de su trabajo. Alquilar películas fue divertido el primer año. Cuando firmó el contrato en el videoclub de la calle “Corrida, 69”, que hasta el nombre tenía guasa, Samuel sonrió al pensar en los miles de títulos que tenía en la tienda para curiosear, pero a los 11 meses ya no había ni cinta ni argumento ni actor que no le hastiara. ¡Cuántas aventuras y héroes desfilaban cada día ante sus ojos! Sin embargo, lejos de esas fábulas, su día a día tenía tanta rutina que le asustaba.
Luego estaba su chica, Mabel, que la quería muchísimo pero llevaban una década juntos (demasiado tiempo) – pensaba Samuel. El amor, la confianza 
absoluta… Todo había acabado por aburrirle. Necesitaba salir de esa monotonía, conocer gente nueva, otros lugares, en definitiva encontrarse.
Y por último: las apariencias. Samuel se preguntaba: ¿Seré capaz alguna vez de dejar de parecer ese chico escuálido e introvertido al que nadie mira cuando se cruza con él por la calle? ¿Ese chaval de mirada esquiva, cuyo nombre nadie recordaba? La gente le llamaba “El chico del videoclub”…
Estaba absorto pensando en eso, cuando el señor Calatrava, un conocido diplomático que acudía semanalmente al videoclub por una película entró 
en la tienda. Samuel no lo soportaba. Cada semana se llevaba una película, no sin antes llenarle la cabeza con sus avatares por el mundo. Todo TOP 
SECRET, por supuesto. Esta vez le pidió “Una terapia peligrosa”, de Robert de Niro. Esa noche tenía una cena importante, le contó, pero al día 
siguiente se marchaba a París a cerrar un trato y le apetecía relajarse un rato. “Samuel, un día tienes que acompañarme. Tú y yo tenemos un 
corazón aventurero. ¡Si en realidad no somos tan distintos!, le dijo con sorna. Samuel, estuvo a punto de explotar, aunque se contuvo, pero su error fue dejarse la cartera, su invitación a la fiesta nocturna, los billetes para su viaje a París con las reservas de hoteles incluidas y las llaves de su coche en el mostrador.
A todo esto, Samuel reaccionó, “No puedo dudarlo. ¡esta es mi oportunidad!, se dijo Samuel enloquecido, mientras tenía las llaves del flamante 
deportivo de su cliente semanal entre las manos.
Sin pensarlo dos veces, se puso al volante del impresionante bólido, esto sería el aperitivo. La noche es mía, gritaba. Por fin se sentía dueño de sus 
actos. De su vida.
Nadie le preguntó su nombre en la cena. Aunque le molestaba ver a tanto estirado a su alrededor, las copas eran gratis y descubrió que las chicas 
más despampanantes le miraban. ¡Por fin existía!. Acabó en la mansión de unos condes, bebiendo Moët Chandon hasta el amanecer. Con la cabeza 
un poco aturdida pensó: ¿por qué no ir a París? Dicho y hecho, pasar la aduana por la zona VIP no le dio ningún problema. Casi no miraron su 
pasaporte. La fiesta que organizó en su suite del hotel de cinco estrellas resultó un éxito, abarrotada de chicas. No olvidó pedir que le hicieran una 
foto en la Torre Eiffel… la última locura que pudo hacer antes de que un coche de la policía francesa con su foto aparcara en la plaza y lo detuviera.

Policía francesa un minuto antes de la detención de Samuel

Policía francesa un minuto antes de la detención de Samuel

¡Vuelta a España! Para ser la primera vez, el juego había escapado a su control. ¡Pero no ha estado mal! – pensó. Escuchó como entraba otro cliente
en la tienda:

– ¿Qué? ¿Tú también te has enganchado a Second Life?”, le preguntó divertido. Por fin tenía la vida que quería. Aunque fuera virtual.

Próximo turno: A – Codeblue – Activo

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Sandra

3 Respuestas a “De sus sueños más profundos, desde ahora hasta la eternidad

  1. No sé mucho de juegos pero debe estar bien, al menos Samuel se lo ha pasado Cañón del Colorado!!!!

    Muy ingeniosa la entrada Sandra, besitosssss

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Hi, interesting post. I have been pondering this issue,so thanks for sharing. I’ll certainly be subscribing to your site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s