Archivo diario: 24 abril 2009

Entrevista: K – Alejandro Marticorena

Blg: Tu nombre o apodo?

Alejandro Marticorena. Antiguamente mis amigos me decían “Mono”.

Blg: De qué parte del planeta eres?

De Buenos Aires, Argentina.

Blg: Cuántos blogs escribes o colaboras?

Contando El blogguercedario, tres. Son Diario de diálisis, mi blog personal; Tendencias Digitales, un blog corporativo del que soy responsable, y éste. Y estoy por comenzar a colaborar en otro blog sobre diálisis y salud en general que se llama “R – Hacelo por mí“, creado por un “colega” (otro paciente en diálisis) de la provincia de Entre Ríos que se llama Luis Alberto Reyna y que a su vez participa en un programa de radio sobre el tema que lleva el nombre de ese blog. Y hay otros blogs por allí, pululando, que los abrí pero nunca continué.

Blg: Por qué decidiste ser un blogger?

En realidad no lo decidí. Se dio como una necesidad cuando me dijeron que tenía que comenzar con el tratamiento de diálisis que hago desde julio de 2006. Sentí la necesidad de contar lo que me estaba pasando porque me sentía horriblemente solo. Yo asimilo esa decisión a la de una suerte de Robinson Crusoe escribiendo su diario en su isla y esperando que algún día alguien lo lea. Lo bueno es que, aún cuando yo estuviese en una “isla” (mi situación de salud) afortunadamente Internet conecta a la gente y pude recibir respuestas y comprobar que no estaba solo. Hoy recibo comentarios de prácticamente todos los países de habla hispana (y de residentes en otros que no lo son) que, o están en la misma situación, o tienen algún familiar en diálisis.

Blg: Cómo conociste El Blogguercedario?

Por Twitter, un maravilloso medio de comunicación.

Blg: Qué te aporta escribir en Blogguercedario?

Fundamentalmente poder seguir conectado con mi temprana (y hoy no muy explotada) vocación literaria. Desde chico escribo cuentos, y desde adolescente, además, poesía, pero en los últimos años he abandonado la escritura de ficción en pos de la periodística (porque soy periodista), y a la que luego se sumó la corporativa, trabajando en el área de Comunicación y Prensa de una multinacional. El tema es que cuando uno se encierra en una clase de estilo de redacción se envicia, se esclerosa y pierde la ductilidad en la redacción. Por eso me interesó retomar la escritura ficcional mediante el mecanismo propuesto por El Blogguercedario, esto de tratar de inventar textos a partir de una frase dada, que es algo que –como te conté una vez– me recuerda a ese juego que jugaban los poetas surrealistas franceses, denominado “cadáver exquisito”, porque una de las veces que lo jugaron salió la frase “el cadáver exquisito beberá el vino nuevo” y les gustó.

Blg: De todos los integrantes que conoces de El Blogguercedario, cuál te gusta más?

Dejé esta respuesta para el final. Tardé en responderla hasta que me dí cuenta de que no sería completamente sincero si respondo a favor de alguien. Creo que aún no desarrollé preferencias por nadie en particular, y que todos, con estilos muy diferentes y diversa concepción de la escritura, vuelcan cosas (sentimientos, reflexiones, anécdotas, historias, moralejas) de las que uno puede aprender, y mucho. Creo que eso es lo que más me gusta de un “experimento” como El Blogguercedario, esto de las voces múltiples y diversas que lo componen y se entrelazan, construyendo colaborativamente un –quizás– único texto. Algo muy “web 2.0”, como se verá.

 

Blg: Cuando te toca publicar en Blogguercedario el título ya lo conoces. ¿Qué procedimiento sigues para realizar tu artículo?

No sabría describirlo bien, pero simplemente creo que trato de tomarme unos minutos dejando que alguna idea vaya tomando forma en mi mente de acuerdo con eso que me haya provocado la frase disparadora. A veces la idea se presenta con la fuerza de un estallido (fue el caso de mi primera contribución, “El poder corrompe“), otras (la mayoría) es algo que tiene que ver con la inventiva pura y un trabajo, a veces difícil, de construir una historia casi desde cero.

Blg: Y cómo lo cierras? ¿Cómo escoges la frase final, título para el que te sigue en la lista? Vamos, confiesa…

Simplemente termino el relato y a posteriori me fijo si la frase podría funcionar como un título. Si es muy larga selecciono sólo una parte. Pero vamos: en general siento algo así como alivio, y algo que si tradujera en una frase sería “que el siguiente se las apañe como pueda con esto que le dejo“… 

 

Blg: Libro favorito?

Los dos tomos de los cuentos completos de Julio Cortázar. Y en ciencia ficción, género del que soy “fan”, Solaris, de Stanislaw Lem. A quienes les guste el género, recomiendo especialmente que lean el excelente artículo sobre la novela en Wikipedia, cuyo link agregué.

Blg: Hobby principal?

Bloguear (que no es sólo un hobby: es mi trabajo también) y actuar, soy actor amateur.

Blg: Que personaje de la historia o actual te inspira?

Cualquiera que haya sido o sea inteligente, que haya dejado algún aporte a la humanidad, y que haya luchado para que las cosas sean mejores en este mundo. El “Che” Guevara estaría a la cabeza, eso sí.

Blg: Si todos los trabajos se pagaran igual y socialmente tuvieran la misma consideración, de qué te gustaría trabajar realmente?

De escribir relatos y de actor de cine. Quizás, como guionista de cine, una conjunción entre ambas.

Blg: Algún ideal que defiendas o con el que te identifiques, no importa que sea político o filosófico, etc.

El que sea capaz de brindar a la mayor cantidad de personas en el mundo igualdad (real) en el acceso a las oportunidades y el que estimule a la mayor cantidad de personas para pensar en el prójimo como en ellas mismas. El mundo funcionaría drásticamente distinto si se practicaran de verdad la solidaridad y la justicia. Así que mis ideales serían ésos.

Blg: Cuál es tu pasión?

Creo que tengo varias, me reconozco como de talante apasionado. Internet es una. Pero otras, seguramente, son mi hijo Eliseo, aprender y escribir. Y aunque hace rato que he dejado de “jugar en las ligas”, las mujeres también me apasionan. Son fascinantes, no dejan de asombrarme. Pero no lo digas alto para que no escuche mi mujer.

Blg: Quién eres? Intenta definirte.

Alguien a quien le gustan las cosas bien hechas. Todo lo que se haya hecho con esmero, excelencia y calidad me encanta. Por contraposición, odio todo lo que sea de baja calidad y hecho para “zafar”. Y me refiero a cualquier cosa. Puede ser un sentimiento, una actitud ante la vida, una manera de trabajar o un pantalón. Y me gusta –aunque no siempre puedo– hacer las cosas bien, y si se puede, muy bien. Creo que soy alguien que gusta de conocerse a sí mismo y a las personas y no termina nunca, alguien que ama aprender de la vida y cree que todo lo que nos sucede en ella –lo bueno y lo malo– tiene un mensaje y una enseñanza para dejarnos.

Blg: Cuál sería tu sueño, sin llegar a ser utopía?

Aprender a pilotear un avión, aunque sea chico. Y volarlo, claro. En su defecto, aladeltismo o parapente no estaría nada mal.

Blg: Cuál sería la sección del periodico que primero leerías?

El suplemento de tecnología.

Blg: Cómo te definirías en una sola palabra?

Sentimental.

Blg: Si mágicamente pudieras eliminar una sola cosa del mundo ¿que eliminarías?

El egoísmo. Es el padre de casi todos los males del mundo. Pensá cuántas cosas malas no sucederían si desapareciera por completo.

Blg: Cuál es el género de lectura y escritura que más te gusta?

El cuento.

Blg: Independientemente de tu edad, si pudieras volver atrás en el tiempo pero conservando tus conocimientos y experiencias, ¿Qué cambiarias de tu vida?

Joder, qué pregunta… son tantas cosas… Pero creo que cambiaría mi adolescencia, fue muy difícil, me tocó vivirla en medio de la peor dictadura militar de la Argentina y con mi padre exiliado, sin saber cuándo volvería a verlo. No pude disfrutar de un montón de cosas hermosas que tiene esa etapa de la vida, pero en fin, no me quejo: soy lo que soy porque viví lo que viví.

Blg: Qué te queda por hacer de aquello que calificarías como imprescindible en tu vida?

Tener más hijos, casa propia, viajar mucho por el mundo, conocer otras sociedades y realidades, escribir un libro, plantar un árbol, aprender a volar (esto ya lo dije), trabajar como actor principal en un filme (aunque sea un cortometraje), y lo más importante hoy, recibir un trasplante de riñón. Quizás esto último sea lo verdaderamente imprescindible.

10 comentarios

Archivado bajo Entrevista