Archivo diario: 22 abril 2009

“Entre el clavel y la rosa, su majestad es-coja.”

Jajajajaja…de repente la carcajada fue mutua…pensó que por un momento lo había conseguido, había conseguido hacerla reir…y…realmente dadas las circunstancias…era tarea difícil. 

Hacía poco más de una hora….

Habían llamado a su puerta, nada más abrir se le echó a los brazos llorando desconsoladamente, su primer gesto, inevitable, fue la de echar un vistazo al fondo del pasillo con cierta preocupación, las puertas de las habitaciones donde los niños dormían  permanecían echadas, después la abrazó cerrando la puerta de la calle y la llevó hasta la cocina.

Allí, de pie, esperó, sin dejar de abrazarla, a que aquel llanto desconsolado cesara, sabía que tardaría un buen rato, no era la primera vez que ocurría….pasados unos diez minutos aflojó la presión y con aquel semblante inundado de lágrimas le espetó:

 

-Mi padre es ludópata…desde hace más de veinte años….acaba de llamarme mi hermana para contármelo…arrastra una deuda de 48000 euros…ha confesado entre llantos porque lo han amenazado con sacarle la casa… prácticamente están arruinados…

 

No podía creer lo que me estaba contando. Aquella mujer arrastraba en los últimos dos años más penurias y penalidades de las que nadie se  habría echado a la cara jamás…y ahora…una más…como por arte de magia…era increíble…pero muy real e incluso cruel.

 

         Pero…..pero…y tu madre?…qué ha pasado…cómo?

 

         Pues no sé pero…joder! no se lo merece!….ha estado toda la vida entregada a él…confiando en él….y ahora con casi setenta años, cuando tenían que disfrutar más que nunca de la vida…(con desesperación)…todo ha sido una puta mentira!…no te das cuenta?…La quiebra de la empresa, el tener que haber vendido la otra casa para irse a otra más pequeña a las afueras de Madrid y saldar las deudas….todo…MENTIRA

 

         Bueno, -dijo su amiga, intentando poner algo de absurda cordura en aquello-,…piensa que es una enfermedad…

 

         Lo que pasa es que es un cabrón.

 

         Es un enfermo, créeme…deberías de verlo así…

 

         Me siento defraudada…engañada y estafada…sabes que lo tenía en un pedestal…él… tan señor! tan físico loco! tan inteligente!   Se me ha venido abajo…y se ha hecho añicos….te digo una cosa…si se hubiera muerto no estaría tan afectada como lo estoy ahora…

 

Sus esquemas cambiaron de repente…y si ella hubiera dado con alguien así en su vida?…bien pensado era imposible…ella controlaba sus cuentas…y si no fuera así?……

…su madre había dejado todo en manos del hombre del que se había enamorado cuarenta años atrás…dedicándose a apoyarlo en todo…yéndose a Italia con él cuando lo destinaron recién casados…cuando cerró la empresa y aquel informático de pro se fue a la calle y pensó en montar su academia…cuando aquel socio, hoy “socio fantasma” , había huido con todo el dinero…y así en muchos contratiempos que habían sufrido, pero los habían sufrido juntos…No quería imaginarse que un día pudiera despertarse y descubrir, con 68 años, que tenía una vida basada en el más absoluto engaño…una vida construída en una cuerda floja y de la que , inevitablemente, se habían caído…

 

La miró…pensó que no le tocaba a ella hacer de abogada del diablo y  decirle todo aquello…ahora tocaba animarla…como fuera…no iba a ser fácil pero había que intentarlo…

 

         ( Esbozando una sonrisa) Y me duele por mi madre, de verdad…la pobre…qué vida! ( en tono de cachondeo) Una hija lesbiana y un marido ludópata!….

         Jajajaja, me reí, bueno no tiene nada que ver una cosa con la otra y sabes que no me gustan este tipo de bromas pero por una vez en la vida te voy a seguir el juego…y me viene a la cabeza aquella frase del famoso escritor, que sería ideal para tu madre: “Entre el clavel y la rosa, su majestad es-coja.”

En fin estallaron en carcajadas…y durante aquellos treinta segundos se dejaron llevar…pero hay que ver…aún en los últimos años que nos quedanqué de vueltas da la vida!

Turno para H- Jose Luis-Activo

Salta turno a: F – Saralm – Activo

Salta turno a: E – Deravenblue – Activo

3 comentarios

Archivado bajo Volvoreta

Ojalá yo pudiera escribir así.

Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una nariz sayón y escriba,

érase un peje espada muy barbado.

Era un reloj de sol mal encarado,

érase una alquitara pensativa,

érase un elefante boca arriba,

era Ovidio Nasón más narizado.

Érase un espolón de una galera,

érase una pirámide de Egipto,

las doce Tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,

muchísimo nariz, nariz tan fiera

que en la cara de Anás fuera delito.

Francisco de Quevedo

(1580-1645)

Ciertamente la mayoría de los artículos publicados en este blog tienden a ser historias ficticias… es lo más fácil cuando se trata de escribir sobre un titulo que nos viene de fuera… solo, en ocasiones, cuando la frase se adapta a una situación cercana o actual podemos hacer otro tipo de articulo, como fue el mío sobre la Huelga en el sector informático bajo el titulo No sé si habrá pastel para todos, aunque no ha sido el único, pero si el que más se cruzo la frase con la actualidad. Otros han sido más genéricos, o polémicos como ¡¡¡lo siento, hoy estoy muy filosófico!!!¿Por qué no te callas? y, aunque sin polémica, la frase que me propone nuestro amigo Alejandro Marticorena ciertamente invita a reflexionar.

Puede existir discrepancias en cuanto al autor que he elegido… y podía haber escogido otros muchos, teniendo en cuenta que, realmente, la poesía no es lo mío. Tengo alguna, sí, de mi lejana adolescencia y primera juventud, a las que di tan poca importancia que escribí junto con múltiples poesías y juegos de palabras de origen anónimo, que como todos sabemos es el más prolífico autor de nuestra literatura… ironías aparte, salvo una en francés, que fue un ejercicio de clase y dos con dedicatoria, con buenas probabilidades aunque sin certeza total, no sabría decir si el resto de las poesías del libro son o no mías, por lo que seguirá durmiendo en un cajón.

Pero, cuestión de genero (literario) aparte, creo que todos estaréis de acuerdo en que los autores del siglo de oro tenían un dominio del lenguaje, un vocabulario y  una finura para decir las cosas más gruesas y ofensivas que hoy, en un tiempo supuestamente culto, ya desearíamos muchos que tuvieran aquellos que escriben o hablan en publico… en lugar del zafio y fácil recurso a la grosería y el sexo… ¿Qué no? Seguro, solo hay que ver un telediario cuando informan de política o un supuesto evento cultural… ¡im-presionante!

Aunque lejos de criticar a otros, este mi escrito, tiene como objetivo ofrecer mi más sincero homenaje a estos escritores… hoy día parece que olvidados, del siglo de oro y dejar patente, en el ámbito literario mi más pura envidia por no ser capaz de escribir como ellos y en particular por el magnifico manejo de las palabras y de la ironía de Francisco de Quevedo, que no solo escribió el poema con el que he inaugurado este sino que fue capaz de decir a la reina aquello que a otros había hecho acabar en prisión… y que a él le diera las gracias, simplemente por una apuesta con Luis de Góngora:

Entre el clavel y la rosa, su majestad es-coja.”

Turno para I – Volvoreta – Activo

7 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Yo pienso en vos estés en donde estés

–“Sos mi amanecer, sos mi lluvia en medio de la sed, sos el aire que me hace volar, yo pienso en vos estés en donde estés“…– leyó el Mocho, tras lo que se llevó a la boca el cortado en vaso que un rato antes le había traído Abel, el eterno y escuálido mozo del bar Asgard.

–Yo le sacaría el segundo “en“– dijo Quicho.

El Mocho se detuvo en la lectura de la carta y miró el papel de arriba a abajo, como si no entendiera.

–No entiendo– dijo.

Quicho hizo un gesto de impaciencia y tomó la hoja. Le señaló las palabras como si el Mocho fuera un pibe de seis años.

–Última frase escrita. Primer “en“, segundo “en“. “Pienso en vos, estés en“… ¿Ves? Es redundante.– Y soltó la hoja delante del Mocho. Éste se alisó los rulos pelirrojos. Leyó la corrección en voz más baja.

–“… el aire que me hace volar, yo pienso en vos estés donde estés…

El Mocho enfatizó con la voz la palabra “donde” y siguió alisándose los rulos pelirrojos como si hubese algo que aún no le cerraba.

–Hay algo que todavía no me cierra– dijo. Quicho encendió un Marlboro. El bar se iba poniendo del color del vino tinto a medida que el sol desaparecía detrás de los edificios. Abel iba y venía con los pedidos; se escuchaban ruidos a pocillos y cubiertos; el televisor encendido en uno de los extremos del bar sumaba su batifondo a las esporádicas risas y las cargadas entre Abel y Álvarez, el encargado del bar, por el resultado del partido del domingo.

–¿Qué no te cierra, Mochito?– Quicho puso, coincidentemente con una bocanada de humo, su clásica cara de Humphrey Bogart, con el ojo izquierdo entrecerrado.

–No sé, me parece que le sigue sobrando algo.

–A ver, repetime.

–Bueno, te leo desde el principio…

–Dale.

El Mocho carraspeó antes de comenzar.

–“Entre todos los pensamientos que pueden florecer en mí, el mejor es el tuyo. Entre todas las playas donde puedo caminar, la que tiene tu arena es ésa donde dejaré escrito tu nombre para siempre. Entre las melodías que podría elegir para celebrarte, la de tu voz será mi himno. Sos mi amanecer, sos mi lluvia en medio de la sed, sos el aire que me hace volar, yo pienso en vos estés donde estés“…

Quicho hizo chasquear los dedos.

–¡Ya está! El problema es “yo“.

El Mocho esbozó una media sonrisa sobradora.

–Dirás “soy yo“, Quicho. ¿Cómo “es yo“? “Yo Mocho, tú Quicho, nosotros estar en bar“– lo gastó.

–No, pelotudo. Me refiero al deíctico.

–Dale, hermano. En castellano.

–¡Ay, ay, ay!– dijo Quicho, agitando las manos en gesto escandalizado. –¡Mucha facultad, mucha psicología, mucho seminario de Jacques Lacan, macho, pero todavía no aprendiste qué es un deíctico!

–Y… no… Pero para eso te tengo a vos, que estudiás Letras.

–El pronombre “yo“, Mochín. No me vas a decir que no sabés lo que son los pronombres.

El Mocho hizo un exagerado (e irónico) gesto de haber comprendido.

–¡Aaaaah, los pronombres! ¡Pero hubiéramos empezado por ahí!

Quicho hizo caso omiso a la ironía.

–Bueno, el “yo” final está de más. Sacalo y fijate cómo queda.

El Mocho tomó la birome e hizo un par de correcciones. Las tachaduras y palabras sobreescritas se acumulaban en la hoja como una extraña e indescifrable madeja de trazos, como una lucha de arañas.

–“Sos mi amanecer, sos mi lluvia en medio de la sed, sos el aire que me hace volar, pienso en vos estés donde… estés“…– leyó, e hizo una última corrección en el “estés“. Se quedó unos instantes pensativo, mordisqueando en capuchón de la birome, y exclamó:

–¡Por fin! Ahora sí, che. Ma’ sí, yo se la doy así. ¿Vos creés que le va a gustar?

–Esa mina sólo desea que le demuestres interés, Mochito– aseveró Quicho, con voz de experto.

–¿Te parece? No sé… porque a mí me da la sensación de que mucha bola no me da.

Quicho se inclinó hacia el Mocho.

–Las minas, y a ver si nos entendemos, Mochito querido, son hábiles. Su estrategia es la astucia y son expertas en hacerse las boludas cuando quieren. Pero a esa mina la observé: está con vos, haceme caso. Yo, Gustavo “Quicho” Gómez, te garantizo que esa mina está con vos y vas a ver que en un mes (dos, a lo sumo) te la cogés.

–Pero Quicho, si ni me mira cuando le hablo… ¿y por qué para vos todo tiene que terminar en coger? Yo no sé si quiero coger con ella…

Quicho sonrió y le robó al Mocho un sorbo del cortado, que ya estaba frío.

–Mirá, Mochito, cuando vos aceptes que cualquier relación hombre – mujer está basada en la pulsión, la libido, el deseo, aunque sea en estado larvario y potencial, vas a poder afrontar mejor tus estudios de psicología.– Y adoptó un bromista tono paternal.–Repetí conmigo: “en las entrepiernas del hombre y la mujer se esconde la fuerza que mueve al mundo”…

El Mocho se sonrojó un poco y chasqueó la lengua, mirando por la ventana.

–Dejame de joder, Quicho, estoy hablando en serio… yo estoy enamorado de Clarita, ¿entendés?

–¡Y por eso te lo digo, hermano! Escuchame: si vos no consumás en una buena cogida toda esa carga apolínea y melosa que tenés y que ya me tiene hinchado las pelotas, la mina se va a hinchar las pelotas más que yo y se va a encamar con… con… ¡con Abel, mirá lo que te digo!

La risa del Mocho era transparente, contagiosa. Ambos rieron. Imaginaban la escena (Clara cogiendo con el escuálido Abel, a punto de romperse por la mitad dada la fogosidad por la que aquella era casi famosa) y no podían evitar reír más. Los años noventa recién despuntaban, había un montón de cosas que aún no habían sucedido en la Argentina, Carlos Menem no llevaba un año en la presidencia y ellos, aún, eran en algún punto ingenuos todavía.

–Está bien, sólo necesito tiempo…

Quicho lo interrumpió, señalándolo con dos dedos entre los que sostenía el Marlboro.

–Sí, pero no dejes que el tiempo conspire contra la temperatura de su deseo, Mochín. Estás en el momento justo, te lo digo yo. ¿O vos te creés que el otro día fue casualidad que se apareciera por acá? ¿A quién saludó primero? ¿Qué gestito te hizo con los ojos cuando se iba, tres minutos después? Dale, Mocho, vos no ves las cosas porque no querés…

–Bueno, qué sé yo… no me pareció nada fuera de lo común… y esa caidita de ojos la hace cada tanto.

–Sí, a vos, pero ¿viste que se la haga a alguien más?

El Mocho quedó pensativo.

–Bueno, pará, me estás haciendo ilusionar…

–Te la tenés que coger o se va a ir. Mucho tiempo más no se va a bancar esperándote.

–¿De veras creés que me está esperando?

Quicho apagó enérgicamente el pucho sobre el cenicero y le extendió la mano.

–¿Qué apostamos?

El Mocho dudó unos instantes.

–… ¿un tostado de jamón y queso…?

–Andá a cagar– exclamó Quicho, y llamó a Abel con un gesto de pedir la cuenta. –Me tengo que ir, Mochito, Selva me espera.

–Quicho, antes de irte, ¿cómo era esa frase de ese poema que le escribiste a Selva, que a mí tanto me gustó?

Quicho entrecerró los ojos, en gesto de hacer memoria. Recitó:

–“Dame una duda, una miseria, necesito humanizarte, no te resisto tan etérea…”

–Qué hijo de puta… — dijo el Mocho, casi entre dientes. Abel llegó acomodando sillas, le cobró a Quicho y, con el mentón, le hizo un gesto de consulta al Mocho.

–Traeme otro cortado en vaso, Abelito.

Quicho se iba. Al escuchar el pedido se volvió y le dijo a Abel, señalándolo al Mocho:

–No le pongas mucha “leche”, que éste ya tiene de sobra.

El Mocho se levantó de la silla y correteó a Quicho entre las mesas hasta la puerta. Le pegó una cariñosa trompada en el brazo. Se abrazaron, y luego Quicho se fue. Abel, desde lejos, pensó que bien podrían haber sido hermanos esos dos.

El Mocho se sentó y comenzó a releer el poema para Clara. No había llegado a la mitad cuando se dispersó, recordando la frase del poema de Quicho.

–Qué hijo de puta– dijo, con admiración. Ojalá yo pudiera escribir así.

Glosario para no rioplatenses

Cortado en vaso: café con un chorro de leche (puede ser fría o caliente, según los gustos) servida en vaso de vidrio en algunos bares de la ciudad de Buenos Aires.

Mina: mujer.

Pibe: niño.

Cargada: broma, chanza.

Gastar: hacer bromas a otro.

Coger: hacer el amor.

Tener leche: estar sin hacer el amor durante demasiado tiempo.

Próximo turno: J – Lustorgan – Activo

10 comentarios

Archivado bajo José de la Cruz, Uncategorized