Este es mi pequeño homenaje para él.

—No puedo hacer esto.
Lily, que ya estaba con el bajo colgado, volteó bruscamente para mirar a su amiga, llevándose por delante un par de atriles que cayeron al suelo con un estrepitoso ruido.
— ¿Qué dices?
—No puedo. No puedo. No…
—No seas idiota, claro que puedes. Lo hemos hecho miles de veces.
Caro negó frenéticamente con la cabeza, con los ojos desorbitados abiertos como platos, y murmuró algo ininteligible. Lily se agachó junto a ella y la tomó de la mano.
—Se que puedes hacerlo. Solo déjate llevar, que la música te guíe. Eres la mejor guitarrista que conozco, Caro; yo puedo cantar por ti, si eso quieres, pero no será lo mismo.
Pero Caro no parecía escucharla: estaba con la vista fija en algún punto del infinito, tal vez sumida en sus pensamientos o en sus recuerdos, tal vez desvanecida con los ojos abiertos. Lily suspiró, resignada, y se calló. Se quedaron un rato así, escuchando el imposible silencio de los camerinos, y observando las voces que iban de aquí para allá a su alrededor.
Luego de un rato, una voz se hizo más clara y concisa que las otras:
—Chicas, salen en cinco.
Y otra más:
— ¿Están listas?
A Lily ésta última se le antojó muy familiar, y levantó la cabeza. Era Brad.
—Danos un minuto, ¿si?
El chico miró a ambas, suspicaz y con el entrecejo fruncido, pero accedió.
—Todavía podemos retractarnos, Caro—le dijo la morena a su amiga, volviendo a mirarla muy seria. Señaló el escape de la calefacción. —Sacamos esa rendija y nos escurrimos por el tubo hasta llegar al techo, como en los viejos tiempos, ¿eh?
La ocurrencia logró desprender una pequeña sonrisa de la chica, quien finalmente confesó:
—Jimmy siempre estaba conmigo antes de los conciertos, ¿sabes? Era como una cábala. Si él no me daba un golpazo en la cabeza, yo no era capaz de salir allá afuera.
— ¿Un golpazo? ¿Es en serio?
Lily se echó a reír a carcajadas, y poco a poco Caro se contagió. Lo único que las pudo hacer parar fue el teléfono.
— ¿Hola?—contestó Caro, aún entre risas. Acto seguido, paró de reír, medio en shock, para que luego una sonrisa de tamaño descomunal fuera acaparando su delicado rostro. La chica separó un poco el auricular de su oreja, y se lo pasó a Lily, quien, extrañada, se puso al habla.
— ¡¿Jimmy?! ¿Es usted? Sí, como…Bien, sí, a punto de…Ajá. ¿Que quiere que haga qué? Está usted loco. ¿De veras? Eh…está bien, supongo que…Ajá. Ajá. Hacia la derecha, palma abierta. Sí, sobre el casco. Espere un segundo.
Dejó el teléfono en el piso, miró unos segundos su mano, cuidándose de ponerla en la posición correcta, y luego le propinó un fuerte golpe a su amiga cerca de la sien. Ésta, tomada por sorpresa, pegó un grito y se llevó las manos a la cabeza adolorida. A Lily le vino un nudo en la garganta. ¿Se había pasado de la raya?
Un minuto más tarde, cuando Caro comenzó a reír de nuevo con la cara entre las manos, supuso que lo había hecho bien. Se puso de nuevo al habla.
—Jimmy, ¿estaba escuchando? Sí, perfecto. Le agradezco, nos ha salvado. Ya vamos a salir, así que debo colgar. Que pase bien. ¡Adiós!
Colgó, las dos chicas, aun riendo un poco, tomaron sus instrumentos, se encontraron con los chicos y salieron.
La multitud enardecida de jóvenes aplaudió hasta que le dolieron las manos, y gritó y cantó con ellos hasta quedarse sin voz.
Casi al final del show, Caro tomó el micrófono.
— ¡Gracias, Madrid! Y ahora, quiero decirles algo. Hace unos meses, mi tío se mudó a India, donde ahora es encargado de una enorme sucursal de Microsoft. Ésta última canción es mi pequeño homenaje para él. No es nuestra, es de la célebre banda argentina, Ataque 77, y se llama Gente que habla sola. ¡Espero que la disfruten!

El ansiolitico aplacó una de tus tantas crisis
Y él se marchó mirandote dormir
Y entre sueños como un flash viste pasar tu vida,
Pensando en no volver a amanecer…
El se aseguraba no dejar nada a tu alcance,
Trató de no pensar en el balcón…
Y en la calle el viento le pegó y fue el pretexto ideal para disimular
Esa tempestad de sus ojos estallando en mar

Y en cada barrio, cada pueblo, cada esquina en la ciudad
Hay un corazón partido que no para de sangrar…

Laura se ve tan hermosa, tan sensual y tan segura,
Y sola en su casa se auto induce a vomitar.
Pablo extraña a sus hijitas que lo cuidan siempre desde el cielo.
Dany esta en madrid buscando su identidad.
Sergio vive en brasil en una playa tranquila, solitario y feliz,
Si estuvieras ahi, solo para ver,
Para compartir su alegria inmensa de vivir.

Y en cada barrio, cada pueblo, cada esquina en la ciudad
Hay un corazón partido que no para de sangrar…

Y un ejército de gente balbuceando su verdad,
De cosas estancadas que quedaron por hablar,
Historias de no correspondidos, y de amigos que no estan,
De gente que habla sola y sus palabras abortadas de no hablar
(no hablar, no hablar, no hablar)

Y en cada barrio, cada pueblo, cada esquina en la ciudad
Hay un corazón partido que no para de sangrar…
Y un ejército de gente balbuceando su verdad,
De cosas estancadas que quedaron por hablar,
Historias de no correspondidos, y de amigos que no estan,
De al menos encontrar un mail que diga: hola, como estas?

Pienso en vos estés en donde estés…
Pienso en vos estés en donde estés…
Pienso en vos estés en donde estés…
Yo pienso en vos estés en donde estés

Próximo turno: K – Alejandro Marticorena – Activo

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Daniela_

8 Respuestas a “Este es mi pequeño homenaje para él.

  1. N - Sonvak - Activo

    Precioso el final, divertido el comienzo… Me ha encantado!!

  2. Unsinagawa

    No me pude resistir y entré a youtube para escuchar la rola. Estupenda la letra y el relato con el que acompañaste tu post. Me gusto mucho…!!!

  3. Me alegro que les haya gustado. Amo esa canción, la recomiendo a todos. 🙂

  4. Me ha sorprendido el relato. Tendré que buscar como Unsinagawa en youtube para oír la canción cuya letra has puesto.
    Y me guste o no, por favor, nada de palmaditas en la cabeza ¿eh?
    😉

  5. jajaja no prometo nada !

  6. Excelente relato y muy entretenido. De esos que enganchan de principio a fin.

    Me voy a Youtube a escuchar la canción.

    Besitosssss

  7. Z - Gorio - Activo

    Todo lo que tenga que ver con la música, a mi, me llena el alma.

    Gracias por la canción.

    Saludos.

  8. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s