Archivo diario: 18 marzo 2009

…y así acabó la cosa como acabó

… Y así acabó la cosa como acabó! eso es lo que pensó Lorena, es que ¡ no podía acabar de otra manera!  pero os relato desde el principio.
Era 15 de octubre de 2007, Lorena estaba muy contenta porque la habían admitido por fin en el curso gratuito de Diseño de páginas Web, que se impartía en Cultura, era su primer día y como cualquier primer día en algún sitio iba un poco a la expectativa, deseando conocer a sus compañeros y al profesor, que dicho sea de paso le habían dicho que estaba de toma pan y moja, aunque era un poco serio. Llegó la hora de entrar en clase, a las 9 AM casi todos los alumnos esperaban a poder pasar a clase, y llegó él, un joven apuesto, con aspecto informal y casco de motero en mano. Sin más preámbulo se presentó a la clase y al ir pasando lista cada uno se iba presentando un poco, al principio todo normal, le llegó el turno a Lorena y se presentó como pudo, casi no cruzó mirada con el profesor. La clase el primer día transcurrió de lo más normal, entrega de materiales, plan de estudios, duración del mismo, lo normal en estos casos. A la hora del desayuno, 11,00 AM todos se fueron juntos a desayunar, allí, las chicas intercambiaron impresiones y como no, salió el tema “profesor”.
– A mí no me cae mal, pues a mí me parece un estirado, en fin, para gustos, colores.

Lorena en esta ocasión no opinó, pero cuando decían algo negativo de él, sus ojos casi la delataban y no podía evitar ponerse un pelín a la defensiva y a punto de saltar, pero llegaron las 11,30 AM, hora de volver a clase y Lorena se sintió aliviada.
Los días fueron transcurriendo con total normalidad, pero Lorena no podía quitárselo de la cabeza. Estaban a punto de dar las vacaciones de Navidad y se organizó una comida, el viernes día 21 de diciembre era el día. Lorena se preparó como nunca, se levantó a las 7,00 AM y se puso como si fuera a una fiesta aunque metió en el bolso todo lo necesario para el retoque final, porque la comida sería después de las clases, las clases terminaban a las 2,,00 AM y la comida era en un restaurante media hora después. Ese día se salía un cuarto de hora antes, el profesor dijo que si alguien con coche lo podía llevar, porque ese día no había traído la moto, por aquello de la bebida, Lorena, disimulando un poco comentó:
– Yo traigo el coche y no bebo, si quieres te llevo, dame diez minutos y nos vamos.
El profesor asintió.
Lorena salió corriendo al baño con sus potingues y se terminó de acicalar, estaba radiante, volvió a por el profesor y sus miradas se cruzaron de una forma especial.
Él le dijo: – Lorena estás guapísima.
Ella le contestó, casi sin voz: – Gracias Joaquín.
Se fueron a la comida y en la mesa se pusieron juntos, estuvieron bromeando y sólo participaron de la fiesta a la hora del intercambio de regalos “del amigo invisible”, que previamente se había sorteado.
La comida se alargó hasta las 6, los compañeros se fueron yendo y Joaquín le preguntó a Lorena, si se íban a tomar algo, a lo que ella dijo que sí.
Se fueron a un pub cercano y allí estuvieron más de 2 horas, a medida que íban charlando descubrían que tenían muchas cosas en común, les gustaba la misma música, el mismo tipo de cine, observar las estrellas, los viajes, les apasionaba el mundo de Internet…. Casi sin darse cuenta llegó la hora de despedirse y Lorena lo llevó a casa y se despidieron con un beso en la mejilla, un poco mas largo de lo normal, deseándose felices fiestas y con la promesa de salir una noche a ver las estrellas, (Joaquín entendía mucho del mundo astronómico)…
Pasaron las fiestas y llegó el 7 de enero, hora de reanudar las clases, a Lorena le palpitaba el corazón más de lo habitual y estaba deseando que dieran las nueve para llegar a clase.
La clase empezó con normalidad, pero un rato antes de la hora del desayuno Lorena estaba haciendo un ejercicio sobre algo que había explicado y le surgió una duda y llamó a Joaquín que se acercó a su mesa a resolvérsela y aprovechó para decirle si quería desayunar con él en vez de con el grupo, a lo que Lorena después de pensarlo 2 segundos le dijo que sí, y llegada la hora salieron como si tal cosa para que nadie los viera juntos y se fueron a otro bar en vez del habitual, en el que estaban todos los compañeros.
Allí Joaquín le dijo que las vacaciones se la habían hecho muy largas y ella le preguntó que por qué. Él mirándola a los ojos y con los suyos brillantes le confesó que porque la había echado mucho de menos y ella, aprovechando la coyuntura le dijo lo mismo. En los ojos, miradas y comportamiento de ambos se podía palpar el deseo que uno sentía por el otro y las ganas que tenían de estar juntos, a solas y lejos que aquel sitio para dejarse llevar por sus más íntimos deseos.
Volvieron a clase y ambos no querían, ni podían mirarse delante de los compañeros, ambos pensaban que notarían que algo les ocurría. Al cabo de unos días Lorena recibió un correo que la dejó perpleja. El correo, por supuesto era de Joaquín y la instaba a quedar el próximo sábado a las 9,30 de la noche en el camino Magallanes y de allí se irían juntos para ver las estrellas, a lo que ella sin dudarlo accedió.
Los días se hicieron interminables, hasta que por fin llegó el sábado en la tarde en el que Lorena puso una excusa en casa de que iba a estudiar con una compañera y que volvería tarde y se arregló para el encuentro.
Lorena se fue al sitio donde habían quedado y allí ya la esperaba su amigo profesor, a éste le sudaban las manos y tenía una mirada de deseo sin igual, ella pronto supo que pocas estrellas iban a ver. Cuando llegaron al sitio donde se suponía íban a ver las estrellas, ambos se subieron en la parte trasera del coche de Lorena sin mediar palabra y allí, ávidos de deseo y de contacto mutuo se quitaron la ropa apresuradamente, su pene estaba bien erecto, él la besó, primero en la boca, después en el cuello, bajó y se detuvo en sus senos chupándolos, su lengua jugaba con sus pezones…, eso la excitaba sobremanera, introdujo su nariz en su clítoris… queriendo abrir camino, movió su lengua en círculos bebiéndose todo su ser… Lorena tenía la mente en blanco y sólo gemía…
Entonces tocó y besó sus piernas desenfrenadamente y se colocó en el centro. Empujó despacio para meterse y de pronto ya estaba dentro… empujaba una y otra vez… entraba y salía de ella con mucho cuidado de no lastimarla…
Él murmuró “eres mía” y a ella le encantó… ¡¡¡Como te extrañé… como te deseaba!!! Se movía como nunca nadie lo había hecho dentro de ella… la hizo sentir como nunca y como nadie… hasta que por fin en un grito de pasión se vaciaron por completo.

coche111

¡Fijaos cómo quedó el pobre coche!

La noche fue inolvidable en todos los sentidos Lorena vio otro tipo de estrellas y Joaquín la aurora boreal, aunque no era ni el sitio ni la época para verla. Cuando yacían cansados y sudorosos recostados en los asientos Joaquín le dijo a Lorena:
– Lorena: Estoy casado. Ella que también lo estaba le contestó, sinceramente cariño, me importa un bledo.

Próximo turno para: A – Codeblue

12 comentarios

Archivado bajo Sandra

Conoce las letras

Después de buscar ideas, de estrujarme el cerebro pensando en preguntas originales y en intentar dar en la diana de que os gustaría saber de vuestros compañeros, he llegado a la deducción de que quien mejor me lo puede decir sois vosotros mismo, está claro no?

Así que vamos a realizar la siguiente operación, a través de comentarios en esta misma entrada, cada uno de vosotros vais a poder proponer un máximo de dos preguntas que os gustaría que figurasen en las entrevistas que haremos a cada blogguer. Pensad en que os gustaría conocer de este o aquel compañero de El Blogguercedario. Al final, recogeré vuestras aportaciones y pondré en funcionamiento a partir del Lunes el tema de las entrevistas.

Como siempre gracias por vuestra ayuda.

14 comentarios

Archivado bajo Noticias Blogguercedario