Generalizar es mala cosa!!!!

Tan mala cosa que toda nuestra sociedad actual, racionalista, cientificista y cosificadora donde una vida humana tiene el valor económico que un juez, o un agente de seguros, fija de indemnización (y que en ocasiones, si lo fija un juez ni se paga) o lo que cuesta la operación para deshacerse de una vida, futura persona, o la inyección que duerme a quien ya no es rentable a la sociedad… y donde hay quien defiende antes a un perro, o una foca, que a otra persona…

Y es que en la base de esta nueva filosofía, donde el ser humano es un mínimo punto sin más importancia, para algunos que un virus… en la base de nuestro “moderno” modo de pensar está la Ciencia.

Sí, así como suena, con Mayúscula, enfatizándola, así es como la pronuncian muchos sin ser conscientes que la Ciencia no es como ellos la presentan: como la Verdad Absoluta e Irrebatible. Tampoco, pese a que muchos la asocien e identifiquen con la Razón, como si el mero razonamiento fuera capaz de darnos la Verdad Absoluta, cuando razonar no es más que obtener conclusiones de la información que ya se tiene y la ciencia no hace sino generalizar múltiples datos dispares.

Incluso las matemáticas, base de la ciencia occidental, poseen la verdad absoluta, pues nos gusten o no parten de unas verdades asumidas e indemostradas, las llamemos axiomas o creencias.

Y lo mismo, más grave aun cuando se hace sin ser consciente de ello le pasa a las llamadas “Ciencias empíricas” que, además de asumir las creencias que están en la base de las matemáticas asumen, sin reconocerlo una mayor, en realidad dos: (1) que el mundo físico tiene unas normas fijas e inmutables y (2) que mediante la generalización de los datos numéricos obtenidos de la medición podemos llegar a conocerlas.

Y es que como dice –Paul Feyerabend
ninguna teoría sería nunca consistente con todos los hechos relevantes. Por ejemplo, una teoría de la gravitación de la entidad de la de Newton ha tenido desde el principio serias dificultades de desviaciones cuantitativas con los hechos observados. Esto no ha impedido que sea la dominante durante siglos y se considere un modelo de teoría científica. En estos casos, en lugar de desechar la teoría por su desacuerdo con los hechos se recurre a una aproximación o bien se inventa una hipótesis (“una hipótesis ad hoc, dice Feyerabend) que cubra la inconsistencia. La actitud habitual en filosofía de la ciencia es despreciar estas hipótesis ad hoc por ir contra el método racionalista. Sin embargo, según Feyerabend, es un hecho que tales hipótesis son abundantes en el cuerpo de la ciencia.

La educación científica se concibe hoy como una simplificación de la racionalidad que se consigue mediante la simplificación de las personas que participan en la ciencia.

Pero incluso va mas alla considerando la mentira del racionalismo y la ciencia:

«por qué habría de ser necesario disponer de una terminología que permita decir que dos teorías hablan del mismo experimento. Esto supondría una pretensión unificacionista, posiblemente realista, cuyo objetivo parecería ser la verdad, sin embargo, es de suponerse que la teoría puede contrastarse bajo un criterio de adecuación empírica. Tal criterio partiría de la relación que se establece entre el enunciado observacional que describe el resultado de un experimento formulado para cada teoría de forma independiente, el cual se compara con las predicciones que cada teoría postula. En este sentido, la elección se realiza cuando una teoría es empíricamente más adecuada. Y si con esto la objeción ante la posible deambulación de la nueva teoría no se contesta, es irrelevante pues muchas veces la historia nos ha demostrado que en efecto las posiciones varían o modifican sus campos de aplicación, por ejemplo, la física aristotélica y la newtoniana»

Lo dicho anteriormente implica que el proceso de elección de teorías no obedece a una racionalidad universal. Sobre si la ausencia de ésta constituye una posición irracional Feyerabend afirma:

No, porque cada episodio particular es racional en el sentido de que algunos de sus rasgos pueden ser explicados en términos de razones que o fueron aceptadas en el tiempo en el que ocurrieron, o inventadas en el curso de su desarrollo. Sí, porque incluso estas razones locales que cambian de época en época nunca son suficientes para explicar todos los rasgos importantes de un episodio particular.

Paul Feyerabend

 

Cuando otros, como el propio Feyerabend y otros como los redactores de Wikipedia nos dan las palabras ¿Por qué no tomarlas?

Por eso he querido terminar mi artículo con trozos de los escritos y opiniones de Feryerabend tomados de Wikipedia.

Y hago resto redactándolo en mi flamante OpenOffice, recién instalado y sin mirar a la pantalla, al menos cuando escribo, ya que es un poco mareante que, con el principio de cada palabra, el procesador te proponga lo que “él piensa” que quieres escribir.

Mareante, liante y preocupante pues…

¿Qué haremos cuando las maquinas escriban por nosotros?

Próximo turno para:  K – Alejandro Marticorena – Activo

Salta turno para: L – Juan Diego Polo – Activo

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

15 Respuestas a “Generalizar es mala cosa!!!!

  1. H - JoseLuis - Activo

    Muy buena salida, jejeje!!!

    Saludos

  2. N - Sonvak - Activo

    jajajajajajajaja… mira que me he perdido con tu post. Me ha recordado mis tiempos de facultad. Todavía estoy riendo, y es que es viernes por la mañana y como que a mi cabeza se le ha liado tanta ciencia.

    Y el post me parece bueno, muuuuuu bueno!!… Ya sabemos que la sociedad actual es amiga de la sistematización, lo cual nos lleva a la generalización… La individualidad llega a ser mal vista, por no decir que ni tan siquiera se ve, quizá porque ello conllevaría demasiado trabajo. Parecen tener derecho a la individualidad solo aquellos genios reconocidos, y el simple mortal de a pie solamente es parte de la masa… No se suele decir “yo digo, yo pienso” se dice “aquel dice, y aquel otro y el de más allá, todos nombres reconocidos…” para justificar el propio pensamiento, y estamos generalizando sin darnos cuenta. ¿Por qué argumentar lo que pensamos citando pensamientos de otros? y, ya puestos, ¿por qué la necesidad de que nos den la razón, y por ello la utilización de tanto argumento?… Uno no debe necesitar que le den la razón para saber si lo que piensa es correcto, pues, como he dicho en otras ocasiones, lo que importa es la propia conciencia y el estar bien con uno mismo.

    Y, ala!! menudo rollo acabo de soltar, jajajajaja!!

    Excelente post!! 🙂

  3. N - Sonvak - Activo

    Por cierto, menudo acelerón… 3 post en una noche, joe!!… yo tan tranquila pensando que hasta la próxima semana no me tocaría, pero a este paso… uff!!

    Y la frasecita que dejas… ¿qué haremos cuando las máquinas escriban por nosotros?… me parece que ya lo hacen… les dictas con tu voz y ellas lo convierten en texto… el problema llegará cuando las máquinas piensen por nosotros… si tal cosa es posible… crearán un cerebro artificial, que le implanten a uno en la cabeza cuando se tenga algún tipo de enfermedad cerebral… o, llegado el caso, si uno padece una enfermedad llamada “individualidad”.

    Me habría encantado tener esa frasecita para mi, una buena forma de recurrir a la ciencia ficción.

  4. Me perdí…la física cuantica nunca supo encontrar salidas en mis neuronas

  5. Aspective

    Carezco de la altura intelectual suficiente para contradecir a un filósofo como Paul Feyerabend, aunque ya es suficentemente controvertido sin mi ayuda. Ayuda que no podría dar porque reconozco no estar al nivel necesario, como ya he dicho.
    Sin embargo un pequeño dato hace que me plantee el no hacer demasiado caso a sus ideas: su comentario de “que no se pueden despreciar como inútiles sistemas de creencias como la astrología o la medicina alternativa, a los que atribuye un status equiparable al de la ciencia.” (Adiós a la Razón, 1987 ) <– Wiki.

    De verdad, si pretende hacerme creer que por ser leo y me pongan dos agujas en los pies voy a dejar de roncar…
    Prefiero a los cientificos racionalistas, limitados y condicionados.

  6. Uf, pedazo de nivel de post… me recordó también a asignaturas de la Uni…

    Respecto a la Ciencia, yo siempre he sido un tanto escéptica en cuanto a eso de que todo “lo científicamente probado” o “científicamente dicho” es una verdad absoluta e indiscutible… De pronto llega otro nuevo “descubrimiento científico” y lo desajusta todo jeje

    Así que perfecto tu post y genial argumentado 🙂
    Un saludo!

  7. Tremendo post, enhorabuena.
    Y si Sonvak a este paso en nada nos tocará

  8. Pingback: Bitacoras.com

  9. Jo, que tirón Ocho comentarios en un solo día. Gracias a todos.
    La verdad es que Feyerabend me ha entusiasmado desde que tuve que leí su obra en COU porque mi profesor de filosofía”se empeño” que caería la Filosofía del siglo XX en selectividad. Dos le creímos.
    Claro que fue “Tratado Contra el método” y “La ciencia en una sociedad libre”.
    Y debo decir que la selectividad de 1986 me salio muy pero que muy bien… en especial en Filosofía.

    No leí (como podéis suponer) “Adiós a la razón” sin embargo algunas de sus cuestiones se adivinan ya en las anteriores:
    El resumen es algo así como: La ciencia se basa en premisas no demostrables, por lo tanto es, en cierto modo, una creencia, como cualquier otra.
    Lo que distingue a la ciencia de la mitología, la astrología u otros planteamientos similares es que tiene detrás la técnica, que funciona…. y esto realmente lo plateaba para física, química, biología, medicina… y las que podíamos llamas ciencias puras.
    Efectivamente ya en esos textos, u otros artículos, no lo recuerdo exactamente, insinuaba que las llamadas “ciencias sociales” no se diferenciaban en absoluto de la religión, la astrología o las mancias… y por cierto incluía en las ciencias sociales la política.

    Por cierto Aspective, no me extraña que más adelante extendiera su pobre visión sobre las ciencias sociales a las físicas. Y no sé que decirte sobre la astrología, pero respecto a las medicinas alternativas te diré que frente a cinco regímenes controlados por endocrinos (con diversos tipos de pastillas para perder peso o bajar la tensión) el que más efectivo me ha ido ha sido uno controlado por un dietista iraqui basado únicamente en dieta y acupuntura. Y sinceramente, en estos momentos a base de infusiones, algo menos de peso y alguna sesión esporádica de acupuntura mantengo en limites mi peso y la tensión… así que realmente no tengo nada que oponer a que iguale la ciencia y la medicina alternativa.

  10. Aspective

    Mi postura frente a las “medicinas alternativas” era de espectación, sin decantarme hacia ningún lado dado que no tenía referencias directas de ellas.
    Hasta que me enteré de que el Dalai Lama, rezando, mantreando etc. salió volado para los USA a internarse en un hospital en cuanto tuvo algo serio.
    Y la astrología… en fin. Pues eso que soy Leo para quien lo quiera saber.
    La ciencia afirma, siempre en función de lo que sabe hasta ese momento. Pero su grandeza es que es capaz de desdecirse, de volver atrás y construir en base a nuevos descubrimientos. Por supuesto que tiene errores, y grandes, y están en función de lo que aún desconocemos. Pero creo que si la descalificamos y la igualamos a “otras cosas” por sus errores, estaríamos aún seguros de que el sol gira alrededor de la tierra y quemaríamos al que afirmara que la sangre circula por el cuerpo.

  11. Hay una cosa que nadie me puede rebatir y que está clara: tengo que leer y cultivarme más. Porque visto el nivel del post y de algunos comentarios me están haciendo sentir vergüenza. Pero claro, me paso el día corrigiendo la alineación del texto a Gaby y algún otro y no me queda tiempo, jajajaja

  12. La ciencia afirma siempre en absoluto… otra cosa es que con la perspectiva del tiempo algunos comentaristas científicos lo maticen… y si no que se lo dijeran a Einstein al que los físicos acusaron de “chocho” y senil cuando publico su teoría de la relatividad por primera vez.
    Solo el prestigio que ya tenia, por el premio nobel ganado por el efecto fotoeléctrico, le salvo y llevo a que montara una expedición cientifica para comprobar lo único comprobable y diferente en la teoría de Newton y en la de Einstein: que la luz se curva.
    Por cierto Sonvak respecto a tu comentario acerca de ordenadores que escriban al dictado… ¿Qué haremos cuando piensen por nosotros? …
    Claro que al paso que vamos igual te llega…

  13. Aspective

    Según me comentó un amigo de familia de pilotos (y por tanto hablo de oídas sin saber de ello directamente) uno de los problemas que tenía el avión Airbús modelos trescientos y pico era que el ordenador estaba programado “por encima” del piloto. Es decir, en situación detectada de crisis y ante decisiones contradictorias entre piloto y ordenador de a bordo era este último el que tenía preeminencia y a eso se debió una accidentalidad más elevada de la media en este tipo de avión, porque faltaba la posibilidad de la “genialidad” o “heroicidad”.
    Si no es cierto, aunque pienso que sí, en cualquier caso pone de manifiesto una imposibilidad de los ordenadores que es desobedecer la lógica, por muy inteligentes que sean, en aras de un sacrificio o una idea explosivamente genial y disparatada que pueda salvar el momento de peligro.
    En cualquier caso habrá que inculcarles las tres leyes de la robótica que popularizó Asimov ¿no?

  14. N - Sonvak - Activo

    jaja, cuando piensen por nosotros… pues mira que nos ahorraríamos un montón de problemas, je…: ellas piensan y nosotros nos dedicaríamos a vivir…

    Dejando la broma a un lado, creo que es algo que puede acabar sucediendo, al igual que en las novelas de ciencia ficción, y dependiendo de a que nivel llegue ese pensar por nosotros, realmente será un problema.

  15. Quizás podríamos inculcarles las tres leyes de la robotica si conseguimos salvar dos obstáculos:
    El primero ya lo plantea el propio Asimov: ¿Que es el hombre para que os fijéis en él?

    El segundo es menos filosófico y mas mundano: pese a los recursos dedicados por la banca, las empresas tecnológicas, las universidades … etc a la investigación, el primer impulsor (económico) de la investigación en informática y robotica, aun hoy día, siguen siendo: los ejércitos… no el español, dese luego, pero si el estadounidense, británico, ruso, chino, suizo… y otros muchos… y no creo que ellos aboguen por las tres leyes.

    Aparate de eso, ya que sacas el tema, recuerdo de mis clases de la facultad cuando un profesor consiguió el estudio del primer fiasco del Airbus.
    Fue en la fase de diseño, por suerte les fallo antes de ponerlo en marcha: La historia es simple pues en los ochenta ya había una crisis económica y para recortar gastos “copiaron” el sistema informático (los programas) cambiando algún detalle del mejor que había en ese momento: el sistema de control de las nucleares de la empresa estatal de producción eléctrica de Francia. El resultado fue que en la primera prueba tuvo un fallo y paso unos metros por debajo de la baliza, o quizás iba un poco por debajo de velocidad, no recuerdo exactamente pues lo estudie a finales de los ochenta… por suerte.
    Con el avión vacío, y sin apenas pasajeros, salvo unos VIPs… el caso es que ante un fallo entro en funcionamiento el sistema de seguridad: antes un fallo: Apagado de emergencia.
    Por suerte había terreno despejado y el avión (vacío y casi sin combustible) aterrizo sin demasiados problemas, bastante mejor que el lamentable accidente de Barajas.
    Naturalmente, tras esto rehicieron todo el software antes de sacar el avión al mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s