¿Dónde está esa zorra?

Tenía 5 minutos escasos para embarcar, y Sheila aún no había llegado con los billetes. Saqué el móvil del bolso para llamarla por enésima vez mientras me preguntaba: “¿dónde está esa zorra?” Si perdíamos el vuelo por su culpa me iba a oír. Llevaban unos cuantos avisos de ‘última llamada  para los pasajeros del vuelo 8097 con destino Buenos Aires’ y ni siquiera habíamos pasado el control de seguridad. Por cierto, ¿cuántas veces puede ser una llamada la última llamada? Paradojas de la vida.

Cuando ya estaba a punto de desesperarme y dar por perdido el viaje, llegó Sheila, y como una flecha me empujó hacia el control donde entregó los billetes. Pasamos el embarque, y cruzamos el ‘finger’ a toda velocidad antes de que cerraran las puertas del avión a nuestra espalda.

Nos acomodamos en nuestros asientos, y cuando recuperé el aliento, me dispuse a echarle una buena reprimenda a mi amiga por su falta de puntualidad. Pero ella ya se había puesto a enredar con los panfletos de la seguridad del avión. Desistí de mi intento, y traté de relajarme. Nos esperaban unas cuantas horas en el aire hasta aterrizar en la capital argentina.

Mientras el azafato escenificaba el procedimiento en caso de emergencia, Sheila me comentó si alguna vez sería necesario todo eso. Si se avería el avión en mitad del Atlántico, no habrá medida de seguridad que nos salve la vida. Con esta conversación me quedé dormida.

Desperté horas después, cuando por megafonía nos informaron de que estábamos llegando a Buenos Aires. Tengo suerte por la facilidad para dormir durante los viajes, se me hacen así más cortos. Un fuerte temblor me sobresaltó. Miré por la ventanilla y vi a lo lejos la costa rioplatense. El temblor se volvió a repetir, esta vez más intenso, y la gente empezaba a ponerse nerviosa. La velocidad a la que perdíamos altura era excesivamente rápida, y se me formó un nudo en el estómago mientras Sheila me agarraba fuerte del brazo.

El comandante trató de mantener la calma entre el pasaje, pero ya era demasiado tarde. Sorprendentemente, el avión se había quedado sin combustible. Trataba de planear para llegar a tierra, mientras los azafatos nos recordaban que nos colocáramos los chalecos salvavidas. Pero antes de que consiguiéramos alcanzar la costa, nos informaron, de nuevo por la megafonía, de que íbamos a amerizar. De repente me vino a la mente todas las veces que había escuchado el protocolo de emergencia en estos casos, tantas que ya me lo sabía de memoria. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Sacar el chaleco de debajo del asiento fue toda una odisea. Colocármelo y llenarlo de aire, una misión prácticamente imposible. Y abrir la puerta de emergencia del ala, un alarde de fuerza bruta.

El choque contra el agua fue bastante brusco, pero rápidamente teníamos que abandonar el avión y lanzarnos hacia el Río de la Plata, donde seríamos rescatados por varias lanchas salvavidas que habían puesto en marcha los servicios de emergencia. Salí de allí junto a Sheila, y con los dos chalecos puestos, ambas nos lanzamos al vacío.

R- Ariel Shinigami – Activo

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

16 Respuestas a “¿Dónde está esa zorra?

  1. Por primera vez me he acordado de justificar el texto!! Que por cierto se lo dedico a mi amigo Adri.

  2. jajajaja, me has recordado mi viaje del viernes de valencia a la coruña pasando por el caótico barajas. Llegué al aeropuerto de valencia a las 16 h. y estaba en casita a las 07 h. Y lo increíble es que tuve suerte, aunque el vuelo madrid la coruña me lo cancelaron. Nos devolvieron el dinero de ese pasaje y organicé a 4 pasajeros más para alquilar un coche. tardamos desde madrid a la coruña la friolera de 7 horas, mucha nieve y mucho peligro, pero llegamos uufffffff

  3. Muy bueno compi!! Me ha gustado mucho… espero que nunca te pase lo q cuentas en el relato, porque vaya susto!!
    un besazo

  4. Continuará Sara?
    Este no es un post para leer antes de emprender un vuelo, jeje.
    Muy bueno!

  5. Que lo continúe Ariel, que se lo he dejado a huevo jajaja

  6. Aspective

    Fenomenal!
    Pero ¿qué pasa a continuación?
    No me dejéi así!!
    Nuevas normas: los relatos hay que acabarlos para evitar la frustración del lector (osease yo)

    Enhorabuena está muy muy bien
    Por favor, advierte a las protagonistas que el chaleco hay que inflarlo fuera del avión y nunca dentro (eso dicen l@s azafat@s)

  7. Sara, fantástico. Me ha encantado la orientación de la historia, eso sí, ahora nos hemos quedado, como dice Aspective, a verlas venir!!!.

    Como vamos a dormir estando tú y tu amiga Sheila en el vacío!!! Llegáis al agua?? Hay lanchas suficientes??? Temperatura del agua??? Llevaban bengalas para señalizar el sitio??

    Eso es lo bueno de tu historia, que me ha hecho entrar tanto en ella que necesito que se termine!!!

    Besitos preciosa 😉

  8. No llegarán a una isla donde se cuece la iniciativa Dharma no? porque entonces ya se como sigue…

  9. N - Sonvak - Activo

    La verdad es que esto da gusto… a cada cual mejor. Es un placer entrar por aquí y tener la sesión diaria de lectura.

    Muy buen post, me ha gustado mucho.

  10. Felicidades, estupendo post

  11. Holaaa gracias a todo. Como ya he dicho, en manos de Ariel queda la continuación de ésto jajaja. Y que quede claro que viajo mucho en avión, y que mi mejor amigo es azafato jajaja.
    Cada uno que se imagine su propio final ajaja. Besits

  12. Pingback: Bitacoras.com

  13. Jajaja!! muy wapo. Eso te pasa por no leer las instrucciones de salvamento. Me ha gustado mucho.

    Un besazo

  14. A Codeblue: ¡No me digas que a vos también te picó el virus Lost! Veo que tenemos muchas cosas en común… Un abrazo.

  15. Yo también me hago la misma pregunta: seré capaz de ponerme el chaleco si de verdad hace falta??
    Saludos desde Berlín!

  16. Adri

    Saraa !! Gracias por dedicármelo , je je , y ahora todos atentos a la demo de seguridad no vaya a ser eh !!! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s