Definitivamente soy gay

Soy un hombre. Sí. Un hombre hecho y derecho. De los de pelo en pecho y feo como el oso del refrán. Estoy casado. Llevo casado casi quince años y tengo la parejita. Dos hijos maravillosos que han salido listos, guapos como su madre, obedientes, estudiosos…

Mi mujer es, no sé como explicároslo, simplemente perfecta. Es una mujer amable, inteligente, trabajadora, dulce, alegre, una madre maravillosa. Es guapísima y tiene un estilazo impresionante. A sus “taitantos” sigue haciendo que los hombres se vuelvan con descaro para seguirla con la vista. Ambos somos eso que se llama profesionales de éxito. A pesar de la crisis los dos tenemos un buen trabajo, reconocido y bastante bien remunerado.

La verdad es que he tenido mucha suerte en esta vida. Todo me ha salido como lo hubiese planeado cuando era joven, si me hubiera detenido siquiera un instante a pensarlo. Pero en aquella época pararse, aunque fuese a pensar, era algo que no hacíamos. Todo era terriblemente emocionante, con tanto cambio, y sucedía tan rápido que con vivirlo era suficiente. Si lo hubiese hecho, si me hubiera detenido a pensar, tal vez, sólo tal vez, me hubiese dado cuenta. Y ahora no tendría este dilema.

Porque me he enamorado. A pesar de mi mujer, mis hijos, mi trabajo, de mi vida perfecta, de manual, me he enamorado. Puede, ojalá, que sea la crisis de los cuarenta que, dicen, te asalta y te trastoca las neuronas y hace que te comportes como si fueras otra persona. Puede ser. Tengo amigos que se han liado con sus secretarias, diez años más jóvenes que sus mujeres y has puesto sus vidas patas arriba. A alguno le ha dado por el gimnasio, la moto supermegaguay y los trajes de firma. Y otros, simplemente, se han deprimido. Pero yo me he enamorado.

Y quiero a mi mujer, lo juro. Y por nada del mundo querría hacerle daño. Ni a ella ni a los niños. Pero me he enamorado hasta las trancas. Y lo que me resulta incomprensible, lo que me extraña, lo que no me cabe en la cabeza es que haya sido de Jorge. Un compañero de trabajo. ¡Estoy enamorado de un hombre! ¡Yo! No sé cómo ha sucedido, no sé cómo ha podido suceder. Pero es así.

Me di cuenta hace poco. Desde hace una temporada llevábamos conjuntamente un proyecto y compartíamos mucho tiempo de trabajo. Jorge es agradable, joven, guapo si me atrevo a decirlo, y me encontraba a gusto en su compañía. Pensé que éramos dos compañeros que se entendían bien y que hacíamos un buen equipo. Se trabajaba bien con él. La otra tarde salimos más tarde de lo normal porque teníamos que hacer una presentación del estado del proyecto y resultó muy bien. Hubo felicitaciones y decidimos irnos a tomar una copa para celebrarlo y hablar de la continuidad del mismo. Y allí, en la barra del bar, mientras charlábamos me encontré mirando su boca. No recuerdo de qué hablábamos, únicamente sé que su voz sonaba armoniosa, cálida y profunda, que sus labios eran rojos, brillantes y sentí que me apetecía besarle. Me excitó esa ide2 hombresa y noté como comenzaba una erección y mi miembro se endurecía. Apurado, crucé rápidamente las piernas, pero mi mente seguía su propio rumbo y mientras él seguía hablando de algo y yo intentando responder de forma coherente con monosílabos, no podía dejar de imaginarnos juntos, desnudos, sudorosos los cuerpos, enlazados en un abrazo mientras nuestros penes se tocaban excitados y nuestras lenguas recorrían las bocas con ansia. Las manos no encontraban reposo tocando, acariciando, reconociendo cada rincón del otro.

De repente, turbado y casi jadeando, volví de mi ensoñación y la realidad me aterró. Estaba tomando una copa con Jorge y yo…

Puse una excusa creíble y rápidamente regresé a mi casa. Aquella noche le hice el amor a mi mujer. Con furia, casi con sadismo. No sé si estaba intentando demostrarme que todo era normal o estaba excitado recordando lo imaginado esa tarde. Porque no lograba quitármelo de la cabeza. Al final, cuando ella se durmió, lloré.

Los días siguientes en el trabajo fueron difíciles. Me encontraba muy incómodo en su presencia, a la par que caliente, como un quinceañero que empieza a acariciar los tersos pechos de su primera chica. Durante esas fechas tuve que ir al los baños varias veces. A masturbarme pensando en Jorge; en los dos haciendo el amor. Lo imaginaba y lo sentía dentro de mí, deslizándose su pene, gozosa y dolorosamente, en mi interior mientras me abrazaba con pasión. Esa montaña rusa de sentimientos y sensaciones no cesa y me va agotando día a día.

Y aquí estoy. Tengo que aceptarlo. ¿Tengo que aceptarlo? Definitivamente soy gay. Aunque yo siempre habría dicho maricón. Pero ¿y ahora? ¿Qué he de hacer? Ni siquiera sé si Jorge es gay o bisexual o qué puñetas es. No me atrevo a que se note nada. Y quiero a mi familia. ¿Tendré que fantasear mientras practico el sexo con mi mujer? ¿Le pediré que use sus dedos para que yo pueda pensar en él? Quiero mirar a las mujeres, a todas las mujeres y desearlas y soñar con cada una de ellas y olvidarme de Jorge. Pero luego su voz, o mi imaginación o cualquier detalle me hacen volver a vivir mis fantasías vívidas, casi reales, y el sudor me empapa y la respiración se me entrecorta.

¿Qué debo hacer? ¿Qué voy a hacer? ¿Qué va a pasar con mi vida? ¿Qué pensarán mis hijos si descubren que su padre es gay? ¿Qué pasará con el trabajo? ¿Y mi mujer? ¿Se lo podré ocultar? ¿Tendré que divorciarme si se entera?

P – Montse – Activo

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Aspective_

17 Respuestas a “Definitivamente soy gay

  1. Aspective, buen trabajo. El desarrollo bestial y con una intensidad brutal. Me ha parecido maravilloso tu historia.

    Y te diré otra cosa, en principio la frase me parece facilita pero estas casi son peores, porque te piensas que está hecho y luego sale un churro. 😦

    Enhorabuena y voy a ver si me inspiro o expiro en el intento 😀

  2. Aspective

    Muchas gracias Montse. Siempre eres muy amable.
    La verdad es que el relato no me ha costado pero curiosamente me ha dejado una extraña sensación.
    Nunca me había puesto en esa situación mental.
    De nuevo gracias y esta vez, y como decía Sonvak del espíritu navideño y eso, no me ha parecido que te dejara una frase difícil.
    Y seguro que te sale una genialidad porque, y ya lo sabes de sobra, me encanta como escribes. Y cuando además, te decides por la ironía, no tiene precio.

    Un abrazo

  3. N - Sonvak - Activo

    Dios mío!!!!!!!! ¿y esa extraña sensación?… porque yo también la tengo tras leer tu texto. (o será porque mi hijita se trajo a una amiguita a dormir a casa que resulta que ahora no puede dormir y me mantiene despierta a mi)…

    Oye, no sé tú, pero la verdad es que a mi no me pone nada lo de imaginarme a dos tíos, juntitos, haciéndolo. Y la fotito, vamos… que respeto totalmente a los gays, pero para mi no hay nada mejor que las diferencias físicas en la cama. Y ahora el problema es que como duermo sola, tendré que hacer malabarismos para dejar de imaginarte haciéndolo con Jorge. 😀

    Te has puesto en situación de una forma MAGISTRAL. En serio, Aspective, tu texto me ha provocado admiración. Eres muy bueno en esto!! De lo mejor, en serio. En fin, aquí, una humilde mortal te saluda.

  4. N - Sonvak - Activo

    Por cierto, para mi es un honor tenerte de siguiente en la lista… (es que te estoy haciendo la pelota para que tengas piedad a la vuelta de turnos ;D )

  5. JAJA JAJA

    La verdad es que a mi tampoco me pone pensar en dos tíos. Sin embargo cumplo con los tópicos porque pensar en dos tías… bueno para mi es distinto. ¿Seré machista? Seguramente sí.

    Muchas gracias por los halagos. ¡Me encantan que me regalen el oído! (sigue sigue)

    Y no siempre soy malo. Hoy a Montse creo que le he dejado una frasecita muy normal y nada comprometida, a priori. A sí que sin problemas. No hace falta peloteos y puedes seguir terminando con esas frases “que tienes guardadas por ahí”
    😉

  6. Aspective,qué más puedo decir de tu relato? excelente!

  7. Lo que más me gusta de lo hecho hasta ahora, es que muchos de nosotros nos ponemos en la piel de personajes ficticios, y eso, sin duda, ese grado de empatía, nos hace ser más coherentes y comprensivos con la sociedad que nos rodea. Estoy seguro Aspective, que mientras ideabas y avanzabas en tu relato, estabas tan metido en el papel que después de acabarlo habrás aumentado tu grado de tolerancia con el mundo homosexual, y ejercicios de este tipo son del todo recomendables, sobre todo para los intolerantes. Nada como la empatía para comprender a las personas. Enhorabuena.

  8. Muy de acuerdo, pongo comillas. Nos ponemos en el pellejo de los personajes…y terminamos sin saber bien si somos ellos o ellos nosotros 🙂
    Me gustó el relato, muy bueno.

  9. Excelente!!!
    Me ha encantado y como dice Sito, no es fácil ponerse en el pellejo de un personaje que no tenga nada que ver con nuestra vida.
    La dura realidad es que historias como la que ha contado Aspective pasan, silenciosa o ruidosamente, pero pasan. Somos humanos.

  10. Bueno, bueno… al final acabamos como un blog erótico, jejeje… qué cantidad de detalles!!! Interesante lo que aporta Sito… muy bien puesto en el papel que tocaba 😉
    Un saludo

  11. Pingback: Bitacoras.com

  12. astrooc

    oo yeah! muy bueno !

  13. mansaver

    Hola, me parece que estamos en la misma situacion tu y yo, solo que a la inversa, me encantaria poder conversar mas ampliamente contigo, por que no me pones tu correo y asi, te pondre dar unos consejillos que tal ves te ayuden. Hasta pronto.

  14. jajajajaja, Aspec este último comentario demuestra que has sabido ponerte en la piel de esa persona perfectamente jajajajaja, o a lo mejor ya le has dado tu correo?

  15. Sleepy

    Será ficción, pero yo estoy desde hace un mes en la misma situación, pero real, y estoy planteandome hasta cambiar de trabajo para dejar de ver a ese chico.

  16. Hacemos miles y miles de comentarios pero amigos la verdad es una sola vivamos como vivamos no lovidemos q somos los mejores de este Planeta. Se les Q M.

  17. miguel

    Definitivamente te comprendo en todo siento lo mismo que vos, amo a alguien de mi mismo sexo, y estoy casado ,por Favor no puedo creer que este escribiendo esto , pero en verdad lo amo , su físico su voz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s