Vamos directos al pozo.

Vamos directos al pozo, o dando un rodeo me da igual, pero de lo que estoy seguro es de que “para allá nos vamos”.  

Es una cosa que ya no tiene nombre y mucho menos apellidos, pero de la cual no creo que nadie deba de sentirse ni orgulloso ni despreocupado, sino todo lo contrario. Planeaba en el horizonte desde hace tiempo.

Había quien decía que venía desde  “una galaxia muy lejena” donde el poder del imperio (yanki) ejercido por su figura el emperador “Dark Bush”, era su “fuerza”. Otros pensaban que no era tan lejana, que venía del viejo continente donde las figuras “Flash Gordon Brown”, “Spiderman Sarkozy” o “la Incrible Hulk Merkle”, campaban a sus anchas. 

No obstante, algunos pequeños “hobbits”, entre los que me incluyo, pensaban que procedía de las mismas “tierras medias” en las que moraban los hispanos, donde “el imperio del ladrillo” y sus secuaces “orcos financieros” amasaban y amasaban “su tesssoro”, mientras el resto de lo hobbits vivían en su pequeña choza de 30 metros con su carruaje de 10 años y de repente vieron “empeñadas” sus vidas para conseguir una choza mayor y un carruaje nuevo, eso sí a pagar a 35 años.

Pero he aquí que los hobbits no pueden “ordeñar” más a sus vacas y no pueden devolver a los orcos sus préstamos, con lo que el “tesssoro” de estos comienza a menguar. Y llaman “abogado, abogado,…”, pero los pobres hobbits no dan más de si.

Y es cuando emerge en la lontananza la figura erguida del “Caballero Rojo”, luchador imperturbable de las “alianzas civilitatorias”, condecorado en Washintong por ser el único del mundo que va a regalar a los orcos muchos tesssoros y sin decir quien se los lleva.  Defensor a ultranza de los pequeños hobbits, se ha rendido al honorable Caballero “Don Dinero”, porque ya se sabe que siempre ha “tirado más, pelo de coño que carro de bueyes”.

Los paisanos del Caballero Rojo aplauden las “fazañas” de su heroe,  sin percatarse de que quedan varias generaciones empeñadas por las directrices mandadas por su señor.

 

Bueno, ya os dáis cuenta de que es una historia infundada, fruto de una mente enferma que mezcla películas sin sentido ninguno, pero que si os gusta, pomete traeros más aventuras,  “pero eso ya serán otras historias…”. Esta de hoy se titulaba “La crisis ha venido y nadie sabe como ha sido”.

 I – David – Activo

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

3 Respuestas a “Vamos directos al pozo.

  1. Jajajaja. Formidable!!!!

  2. Y ya que estamos tan jodidamente Tolkiennanos y en plena crisis, ¿dónde puñetas está la princesa élfica? (esa pa’mi)?
    Mi mujer prefiere saber en esta historia “aonde” está el Aragorn ese…
    Ya que de la crisis no nos salvan ni los magos ni los druidas… a ver si le sacamos algo bueno.
    Buena imaginación, sí señor.

  3. Jajaja, yo me pido también a la elfa, jejeje !!! y paa no discutir para mi amiga Montse le damos a Aragorn, jajaja!!! que no es el Clooney pero no creo que le haga ascos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s