Exiliarnos en Estados Unidos

Puede ser lo primero que pensemos en hacer al sentir los problemas de nuestro país. Largarnos a respirar otros aires.

Personalmente ya lo hice. Hace seis años que vivo en el noreste de Brasil, en la ciudad de Recife. Cansado, seguramente, por tener que seguir la corriente de un río en el que no me sentía muy cómodo, decidí, con mi esposa, emigrar a su ciudad natal.

Desde aquí escribo también www.vivoenbrasil.com, donde cuento las buenas y malas nuevas.

Desde luego la gente aquí es menos materialista, la vida es más relajada y el clima ayuda a superar muchos momentos criticos. Pero está muy lejos de ser el paraíso. Los que piensen que salir de un país para evitar una serie de problemas es la solución para encontrar la felicidad, están muy equivocados. La felicidad no se encuentra en la ciudad en la que se vive, es un estado interno que crece dentro de casa.

Puede ser España, con sus problemas de empleo, Brasil, con sus problemas de seguridad o Estados Unidos, con sus problemas raciales. Problemas existen en todos los lugares, y siempre podremos usarlos para justificar nuestra infelicidad.

Antes de tomar una decisión tan radical como migrar de páis hay que encontrar el verdadero motivo por el que no estamos a gusto, hay que viajar para ver el mundo con otros ojos y poder determinar así lo que es verdaderamente importante.

Al final sólo hay una verdad: En todo lugar se cuecen habas.

M – Chapinita – activo

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Sara de Lupotac

3 Respuestas a “Exiliarnos en Estados Unidos

  1. Desde luego que el cambio de residencia no garantiza felicidad, ni mucho menos, como bien dices, habría que ver si los motivos por los que uno no está contento residen en las circunstancias del pueblo, ciudad o país donde vives. Pero sí que tiene mucho que ver, por ejemplo, gente como yo, que siempre he vivido en la costa, que nadie pretenda llevarme al interior. Y además creo que es algo que se escucha cada dos por tres a cualquier persona que vive en la costa, y yo me pregunto si será real como la morriña gallega o hay mucho de cuento en eso que decimos que no podría vivir si no viese el mar.

  2. Coincido totalmente contigo, la felicidad está en nosotros mismos, eso explica porque algunos con todo al alcance pueden ser totalmente desdichados y otros con casi nada, pueden aún presumir de ser felices.
    Pero si! justificamos nuestras infelicidades con cosas como nuestro aburrido empleo, la economía disparada, la violencia de las grandes ciudades, y se puede ser feliz aún viviendo en ese entorno, todo depende de cuán dispuestos estamos de cumplir nuestro destino, buscar y hacernos nuestra propia felicidad.

  3. Yo por contra soy de interior, interior,interior. Y el sueño está en retirarte a un lugar no muy concurrido y tranquilo de la costa…
    o bien irte directamente al Caribe. Jamás las cosas son lo que parecen, pero es que aquí ni son, ni parecen.
    Cuando sea rico (que lo seré, seguro) me haré una casita en Rep. Dominicana, como Juilio Iglesias, y otra en …. bueno ya veremos.
    Pero no creo que Madrid me caiga muy a mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s