Ma, me, mi, mo, mu

La señora Manola tenía una paciencia, de esa que otros conceptúan y no sé muy bien el por qué, de un santo. Sus orígenes, mucho más humildes que los propios humildes, no le habían permitido más que aprender las llamadas reglas básicas y entre ellas también se encontraba la de la escritura y lectura. Ella siempre se escudaba en lo mismo y esa razón no era otra que la de su propia firma. Denotaba sinrazón, y creo que acertadamente, cuando al recibir correspondencia en casa se fijaba en la rúbrica de quién enviaba la misiva. Si bien el contenido del texto era en su mayor parte comprensible, siempre y cuando no se entrelazasen en el mismo lo que ella denominaba “palabras raras”, cuando llegaba al final le era totalmente imposible efectuar la lectura. Me acuerdo que mi padre le decía: “Manola, eso es la firma y cada uno la hace como se le antoja”. Era obvia su sinrazón. –Mira, Jenaro, si este señor ha tenido la paciencia de escribir esta carta que, en su mayor parte, yo puedo leer y comprender, no puedo explicarme como al final no es capaz de que su firma también se lea. Yo no tengo estudios, pero cuando me dicen que firme no tengo problemas. Lo ves, mi firma es mi nombre: Manola López. Un poco más artística, sí, pero se lee: Manola López.

El Micho, célebre pequeño cuadernillo-libro, estaba desgastado por todas partes. Insistentemente, cada día, la señora Manola se empeñaba conmigo en repasar lo de la “m” con la “a” es “ma”, y así sucesivamente. Después de escribirlo me entretenía con la lectura de otros cuentos infantiles, aún cuando a mí lo que más me gustaba era escucharlos de su propia voz. Así pasaron muchos más años, dónde para descanso de la señora Manola, el que ahora suscribe necesitó de su ayuda en menor medida. Presté mi colaboración con mis hermanos pequeños aún cuando la señora Manola siempre se encontraba vigilante para que todas las tareas se finalizasen por completo.

Hoy, ya sábado, después de leeros a todos con suma atención y deleitarme con vuestras razones para escribir en un blog comprenderéis mi razón, cuando en voz muy alta proclame yo mismo: ¡Viva la madre que me parió!. Gracias señora Manola, fíjate tú de que forma más sencilla estos amigos del Bloguecedario me brindan esta oportunidad para que estas letras, no escritas de forma artesanal como a ti te hubiera gustado más, sean un homenaje a tu persona y al título del artículo que me proponían. Mamá, perdona, la firma de esta carta la he incluido al principio, pero como puedes leer se entiende perfectamente: José Manuel Beltrán López.

Salud, ciudadanos

JOSE MANUEL BELTRAN
About these ads

15 comentarios

Archivado bajo José Manuel Beltrán

15 Respuestas a “Ma, me, mi, mo, mu

  1. Por problemas de recepción en la clave para publicar directamente (problemas ajenos a Sito, por supuesto) mi querida Montse -aquí con nosotros en Marbella- me ha ayudado para que este post vea la luz. Ese es el motivo por el que el registro aparece como: Montserratita.

    Cuando tenga mi propia clave de acceso esto quedará solucionado.
    Gracias a todos, ciudadanos, por vuestra comprensión.
    José Manuel Beltrán

  2. Me ha gustado el texto… Tienes una forma de escribir muy literaria, como un escritor profesional.

    Saludos!!

  3. Gracias Sonvak.
    Me alegro que te haya gustado y lo de “profesional” … , bueno ¡quizás para después de la jubilación!.

    Un saludo, ciudadano.

  4. Bonito homenaje y bonitas razones!!!

    Un saludo para ti también. :)

  5. Bonito homenaje
    Yo también me debo unir al mismo en honor de mi propia madre, que también fue la maestra que me enseñó a leer (y escribir, sumar, restar… etc.)
    Me ha encantado el texto y el motivo
    Un abrazo.

  6. Me ha gustado mucho el homenaje…

    Saludos.

  7. El efecto mariposa:
    Muchas gracias. Sí creo que son bonitas razones pues, en este caso, la señora Manola es la encarnación de otras muchas señoras…

    Aspective:
    Me alegro que te haya gustado y, por supuesto, tu madre así como la de todos tiene perfecta cabida en este homenaje.

    Gorio:
    También a tí las gracias por tu comentario.

    A todos vosotros, ciudadanos, saludos.

  8. Excelente homenaje que algo de nostalgia de otros tiempos nos trae… hoy día que tantos padres se desentienden de la educación, incluso cívica, de sus hijos.

  9. Me ha encantado la lógica aplastanta de tu mami Manola, y me ha recordado otra que siempre me he planteado, y es la puñetera letra de los médicos, ni que fuese poco importante una receta de un medicamento para que la escriban con esos trazos obra del demonio joer jajajaja.

    Bonito homenaje, ya tienes tu usuario, espero que ahora vaya todo bien, un abrazo,

  10. jmbeltranlopez

    Gracias Sito. Efectivamente ya tengo usuario, ahora espero -una vez que se me ha ido la maestra Montse- saber usarlo.
    Lo de los médicos -jajaja- también es para escribir otro libro. Algunas veces ni la propia farmaceútica lo entiende. Menos
    mal que se implanta lo de la receta-tarjeta con chip (por lo menos aquí en Andalucía). La señora Manola es que siempre tenía mucha lógica,
    aunque ese aspecto en concreto ha sido producto de la imaginación del autor.
    Un saludo, ciudadano

  11. jmbeltranlopez

    Gracias, ciudadano Lustorgan.
    Estoy de acuerdo contigo y en el relato también se invita a esa reflexión. Los padres (ambos) con la excusa de la escasez de tiempo
    abandonan toda esa tarea con sus hijos y que necesita mucha paciencia. Pero, amigos, cada uno debe de aceptar sus responsabilidades
    y no endosárselas directamente al profesor o maestro. Los padres deben ser los primeros maestros de sus hijos.

  12. Doñito, ahora y desde casa, una vez leído en su espacio de publicación, paso a contestarte.

    Me parece, tal y como te dije en directo, cuando tuviste el detalle de compartirlo conmigo, que es, además de tierno, un relato estupendo y muy original, por no hablar de tu estilo que para mí lo quisiera.

    Besitosss ;-)

  13. Hola Montse (mi querida doñita).

    Fue un verdadero placer compartir contigo el texto antes de su publicación como lo ha sido tu compañía en este fin de semana. Con estilo o sin él, lo importante es el gusto de los lectores. Gracias, de corazón.
    Un besazo, ciudadana.

  14. ! Qué puedo decirte yo!
    Manola nos mira y se emociona porque tiene un hijo maravilloso.
    Quiero compartir contigo todo pero esto es sólo tuyo y por eso eres único.
    No importa tu estilo porque hay algo más importante y es que te dejas el alma cuando escribes.
    Besitos, muchos besitos, un montón de besitos

  15. El comentario anterior ha sido mío, perdón por el error en el nombre

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s